– Zanjas abiertas representan serio peligro para vecinos del lugar y transeúntes

– Pobladores de ese sector transmitieron a la máxima autoridad regional su malestar por incomodidad que genera trabajos inconclusos

El presidente de la región efectuó una inopinada visita de inspección a la obra de construcción del Alcantarillado Integral de Iquitos, en el sector comprendido entre las calles Samanez Ocampo, cuadras 4, 5, 6, 7, 8 y 9, y Arequipa, Pablo Rossel, Alférez Távara y Yavarí, constatando que existen serios problemas generados por la demora de la empresa contratista en tapar las zanjas que abre para sembrar las tuberías y en el arreglo de las pistas rotas, dando la impresión de abandono. Los vecinos del lugar no perdieron la oportunidad y transmitieron su malestar por este hecho, señalando que hace más de dos meses se mantiene esta situación, provocando accidentes de tránsito e incluso varios niños y adultos se cayeron a los huecos que, además, se han convertido en verdaderos criaderos de zancudos.

Al llegar a la esquina de las calles Samanez Ocampo con Yavarí, el Mandatario Regional pudo comprobar que las grietas, huecos y zanjas, perjudican también a los alumnos de dos instituciones educativas, así como a los negocios que se ubican por ese sector; razón por lo que conminó a los responsables de la obra tapar las zanjas inmediatamente luego de sembrar los tubos. “Estoy inspeccionando esta obra y me doy con la sorpresa que la empresa sigue abriendo zanjas y no las está cerrando, sino más bien está dejándolas descubiertas. Les pido a ustedes vecinos dar a conocer las direcciones donde hay estos problemas para tomar las acciones pertinentes, de acuerdo a ley”, dijo, añadiendo que no es posible que se perjudique de esa manera a los ciudadanos, a quienes se debe. “Exijo parar cualquier excavación hasta que terminen lo que han abierto”, aseveró.

 

Mandatario regional aseguró que mañana martes volverá a caminar por el lugar para verificar si se aplican sus recomendaciones

“Mañana estaré nuevamente por este sector para constatar si es que se han tomado cartas en el asunto, quitando los montículos de tierra que no permiten transitar libremente a transportistas y peatones. Voy a seguir escuchando las inquietudes de los vecinos, pues ellos tienen que ser los más contentos con esta obra y si no es así, que se vayan los que no quieren trabajar”, manifestó tajantemente, pidiendo seguidamente a los funcionarios de la empresa supervisora NJS que le hagan llegar, lo más pronto posible, los planos de las zonas que ya han sido intervenidas. Por su parte, el residente de una de las subcontratistas de la obra, indicó que los trabajos se paralizaron por las constantes lluvias que caen en nuestra ciudad y aseguró que inmediatamente se van a cerrar los huecos y subsanar las pistas rotas.

 

Al término de su recorrido, el presidente convocó a los encargados de la obra, de la empresa supervisora y de la OPIPP, a una reunión de urgencia en su despacho

Luego de la visita de supervisión matinal que efectuó, acompañado de un buen número de periodistas, el presidente de inmediato convocó a los representantes de la empresa constructora, de la supervisora NJS, OPPIP y subcontratistas, para manifestarles su descontento por la forma en que se está trabajando, y les sugirió que trabajen en tramos cortos, cerrando las zanjas que abran luego de sembrar los tubos y realizar las pruebas hidráulicas. “Lo primero que se tiene que hacer es tapar los huecos y habilitar las calles, porque como presidente, como ciudadano y como vecino, mortifica esta situación. Si este problema no se resuelve pronto, el costo político y social me lo cargarán a mí, que es lo que menos deseo. No quiero tener problemas con la población por un problema que no es mío, sino de ustedes”, dijo, agregando que si no se sienten capaces de resolver el problema, mejor que se vayan. Finalmente, señaló que el Gobierno Regional de Loreto pondrá a disposición de la contratista 30 personas para apoyar en la labor de intervención social y recoger el sentir de la población.  (GRL)