• Recuento de hechos y valoración. Iniciativa de federaciones indígenas permitirá contar con un documento elaborado por trece especialistas internacionales que propondrán lineamientos estratégicos para la remediación del área.

Bajo la gestión del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), se han iniciado las acciones para la elaboración del Estudio Técnico Independiente (ETI) correspondiente a lo que fue el área del Lote 1AB, el cual hará propuestas de remediación ambiental en zonas contaminadas por petróleo en la zona, que coincide prácticamente con el actual Lote 192, en Loreto.
La zona corresponde a territorios ancestrales de los pueblos quechua del Pastaza, achuar del Corrientes y kichwa del Tigre, asentados en alrededor de 20 comunidades indígenas. De acuerdo a informes públicos, y tal como señala la nota del PNUD, allí la contaminación “ha producido afectaciones a la biodiversidad y a la salud humana”, luego de 45 años de actividad petrolera.
De acuerdo a información oficial de OEFA, en el Lote 1AB existen más de dos mil pasivos ambientales y más de 90 sitios contaminados. De acuerdo al PNUD, el informe entiende la remediación como un proceso que aborda lo ambiental, lo social, lo cultural, entre otros.
El ETI es una propuesta de organizaciones y comunidades indígenas de las cuencas de los ríos Pastaza, Corrientes, Tigre y Marañón afectadas por la contaminación petrolera de los Lotes 1AB y 8. La propuesta viene desde 2014 pero se hace compromiso público en el Acta de Lima del 10 de marzo de 2015, documento firmado por apus de las federaciones FEDIQUEP, FECONACOR, OPIKAFPE y ACODECOSPAT de las cuatro cuencas y el Estado peruano.
El presidente de FECONACOR, Carlos Sandi, resalta que este logro “es producto de la lucha de nuestros pueblos y federaciones, el Estado no quería asumir (el cumplimiento del compromiso) pero con tanta exigencia, con mucho esfuerzo, hemos alcanzado la tarea”. “Esperamos que esto enseñe a seguir trabajando para atender a la población que tanto clama”, precisó.
¿En qué consiste el ETI? Una entidad independiente (el PNUD) debe gestionar un fondo otorgado por el Ministerio de Energía y Minas (MINEM) para que especialistas internacionales realicen propuestas de alto estándar sobre remediación en ambos lotes. Esto surge por la desconfianza que las comunidades indígenas sienten hacia el Estado peruano y las empresas petroleras, quienes son responsables de la crisis socioambiental en sus territorios.
La desconfianza tiene buenos fundamentos. Por ejemplo, tuvieron que pasar más de dos años, 31 meses exactamente, luego de muchas solicitudes y diferentes presiones, para que el MINEM apruebe la transferencia de fondos para cumplir el compromiso asumido desde 2015.
Recién el 5 de octubre del año pasado, en medio de protestas indígenas exigiendo respeto de derechos y cumplimiento de compromisos, se emitió la Resolución Ministerial N° 413-2017-MEM/DM que aprobó la transferencia de 2 millones 933 mil 167 soles al PNUD.
“Siempre hemos dicho que a ninguna institución que está en nuestro país vamos a confiar que haga un estudio como éste, por eso es que pedíamos que sea independiente”, ha dicho Aurelio Chino, presidente de FEDIQUEP, en una reunión pública sobre el ETI.
Por otra parte, la última operadora del Lote 1AB, Pluspetrol Norte, posee una larga lista de multas ambientales y malas prácticas que hacen legítima la desconfianza indígena. A ello hay que sumar que hasta ahora Pluspetrol no presenta una propuesta adecuada de remediación y abandono del Lote 1AB (MINEM no la ha aprobado), a pesar de que su contrato venció en agosto de 2015 y de que dicha propuesta (Plan de Abandono) es obligatoria y debe presentarse dos años antes del fin del contrato.
“Hemos pedido al PNUD que haga y exigido al Estado que financie el estudio, porque no confiamos en las empresas como Pluspetrol, ya que simplemente han tratado de esconder la contaminación”, dijo Emerson Sandi presidente de OPIAKFPE.
Por eso las federaciones, a la vez de exigir opinión técnica calificada e independiente, exigieron participar como actor durante las acciones de acompañamiento al trabajo de los especialistas. Por ello se decidió conformar un Comité de Seguimiento conformado por el PNUD, MINEM y los propios representantes de organizaciones y comunidades indígenas de las cuatro cuencas.
El comité se instaló el 10 de enero, en Iquitos. El trabajo ya ha iniciado, e incluso apus y expertos internacionales que forman el equipo (5 de los 13 que conforman todo grupo) se han reunido. Asimismo, estos expertos tienen el encargo adicional de elaborar los Términos de Referencia para la convocatoria de expertos que harán el ETI del Lote 8.
Desde otras posiciones, las sensaciones frente al ETI también son positivas. La representante residente del PNUD en Perú, María del Carmen Sacasa, señaló que es un hito en términos de recuperar la confianza entre los diferentes actores, vital para “institucionalizar el diálogo” y revestirle de una gran importancia.
La valoración que hace el MINEM respecto al informe es también positiva, calificando de “muy importante” e “histórico” el paso dado. “Lo más difícil para nosotros ha sido convencer dentro del mismo Estado a los demás funcionarios porque mucho de nuestros colegas no van a los lugares de los hechos”, reconoció Fernando del Castillo del sector.
De acuerdo al cronograma de trabajo, el ETI del ex Lote 1AB debe emitir un informe final para junio de 2018 y elaborar los TDRs del Lote 8 en julio. Los lineamientos estratégicos que contenga el documento, servirán de referencia para los procesos de remediación que se realicen en el lote, vía la ejecución de un correcto Plan de Abandono y el uso del Fondo Semilla de Remediación (acuerdo del acta del 10/3/2015). (C. Ampuero)