• A pesar que serenazgo y policía los intervienen, siguen con la misma actitud

Ya se ha vuelto costumbre. No basta las constantes intervenciones de personal del serenazgo de Maynas y de la policía nacional para tratar de erradicar a personas, muchas de ellas de mal vivir, que llegan hasta las inmediaciones de la plaza Ramón Castilla para consumir todo tipo de drogas y beber todo tipo de bebidas alcohólicas.
Este lugar lo han convertido el «point» de todas las mañanas y las noches, «uno ya no se puede venir con la familia, porque por los alrededores percibes el olor a marihuana, ellos nos hacen huir del lugar con nuestros hijos», dijo un padre de familia.
Cuando no hay presencia de los agentes del orden, la parte baja de la plaza sirve de fumadero, y los vecinos que viven por el lugar están hartos de este tipo de situaciones. «Cantidad de parejas hacen sexo al aire libre, fumones hacen de las suyas, borrachos toman hasta decir basta e incluso menores de edad pasan por este lugar, muchos de ellos entran a un bar de la zona, una oportunidad serenazgo tuvo que sacarles de ahí para llevarlas a la comisaría, debe haber vigilancia las 24 horas del día», sostuvo una vecina.
Los moradores de la zona están conformes con el accionar de los agentes del orden, pero exigen que haya presencia de ellos más seguido para así evitar que a esta plaza se convierta en un lugar de personas que solo se dedican a este tipo de cosas que no van con las buenas costumbres. (C. Ampuero)