– Municipalidad de Punchana pone en peligro a vecinos

Grifo en Punchana

Grifo en Punchana

Hay leyes y normas que parecen ser ignoradas cuando de beneficiar a alguna empresa se trata. Una creciente inseguridad ciudadana, descuido por el bienestar de los vecinos y una desconsideración por el ornato de la ciudad, son parte del precio que la población debe pagar para que algunas autoridades y personas de poder se sigan llenando los bolsillos de manera corrupta. Las Municipalidades son las principales culpables, pues sabiendo el alcance de las leyes, deciden entregar permisos para la realización de obras que infringen con más de uno de los lineamientos necesarios para funcionar óptimamente. Todo sin hacer la previa consulta de rigor con el Ministerio de Energía y Minas.
Eso es lo que está sucediendo a la altura de la cuadra 19 de la Avenida La Marina con la calle Los Rosales. Precisamente frente a la sede de EsSalud la Estación de Servicio Masusa se prepara para empezar a atender a clientes, sin tomar en consideración la ley que prohíbe que estaciones de gasolina se ubiquen en zonas cercanas a hospitales, escuelas o iglesias (curiosamente las zonas residenciales no entran dentro de esta restricción). Pero el ingenio puede más y dado que esta ley prohíbe que los surtidores se encuentren a menos de 50 metros de distancia de alguno de los lugares mencionados, basta para las empresas con colocarlos al final de su local y de esta manera burlar olímpicamente las normas que sirven, más que nada, para velar por la seguridad de quienes viven alrededor.

Algo similar ocurrió hace poco en la zona de Morona Cocha. Una clínica particular quisao abrir sus puertas ubicándose frente a una Estación de Servicio y, de acuerdo a ley, tuvo que evacuar la zona dejando un edificio abandonado frente a este grifo. Este problema resulta familiar cuando se ven casos de edificios abandonados en distintos puntos de la ciudad, los cuales luego tienen un pequeño negocio cerca para guardar las apariencias y no evidenciar que el lugar se ha convertido en un centro de lavado de activos. ¿No es hora ya de tener mayor rigor al hacer cumplir las leyes? ¿No es hora de dejar de exponer la vida de la población con la finalidad de llenar los bolsillos de quienes ejercen la corrupción en nuestro país?

En los últimos años la proporción de grifos ha crecido tanto que en un radio de 500 metros cuadrados se pueden encontrar ahora hasta cinco o seis grifos donde antes había solo uno o dos. Casos como el grifo de Putumayo con Fanning, que se encuentra en medio de la cuadra rodeado por casas, se ven cada vez más y ponen en riesgo la vida de los vecinos de la zona. Que las Municipalidades se saquen la venda de los ojos y vean lo que realmente importa: el bienestar de los habitantes de su distrito. (C. Chunga)