Hace ya muchos años que cuando se creó Radio Patrulla, el 105, vino a poner orden en esta ciudad cada día más convulsionada por uno u otro motivo.
Recordamos muy bien la gestión del entonces  comandante PNP Camilo Vinatea, quien le puso amor a la camiseta y dedicación a la difícil labor de la seguridad ciudadana. Pero no se pone orden en una ciudad cuando no tienes los elementos disuasorios ni de ataque a la delincuencia, en perfectas condiciones y en el número que una ciudad como Iquitos necesita.
Ese fue uno de los escollos que encontró y en esto no se puede hacer milagros. Lo cierto es que Radio Patrulla 105 no tiene cómo combatir la delincuencia.
Según informaciones recibidas en esta redacción, el Ministerio del Interior está equipando con patrulleros a las comisarías, entre ellas, las de Iquitos y distritos aledaños. Solo 2 unidades están destinadas a Radio Patrulla que tiene que estar presente en todas las calles las 24 horas del día, porque la delincuencia no duerme. Los que duermen son los ciudadanos que esperan la protección de sus autoridades, en este caso, policiales.
Radio Patrulla  debe estar bien equipada, con equipos y movilidades en perfecto estado, solo así podemos exigirles un buen trabajo, pero mientras estén huérfanos de su equipamiento, no podemos pedirles más.
No solo el Ministerio del Interior está en la obligación de implementar a la policía, sino que en esto de la seguridad ciudadana deberían comprometerse todas las autoridades locales y regionales, lo que ya lo hemos dicho hasta la saciedad, pero no pasa nada, seguimos igual como antes.
Veamos el tema con seriedad, como que todos necesitamos estar protegidos, en todo orden de cosas y eso  es obligación del Estado y de todos, finalmente.