Integrantes de la comunidad San Juan de Yanayacu, perteneciente a la comunidad Kichwa, ubicado por el río Napo, se encuentran en nuestra ciudad exigiendo justicia y que se respete el pedido de los padres de familia que se encuentran mortificados porque el director, Roldan Arévalo Sonehua, del centro educativo Nº 60752, ha sido ratificado en el cargo a pesar de las pruebas, por supuestas irregularidades y abusos que éste habría cometido.

Hasta nuestra redacción se apersonaron Selma Yumbo y Janet Pashanate, ambas madres de familia, y esta última presidenta del Comité de Vigilancia, quienes indicaron que con anterioridad habían presentado ante la Dirección Regional de Educación, pruebas donde el señor Roldan Arévalo  habría presentado en el 2015, notas adulteradas de alumnos que nunca estudiaron en la institución educativa, en este caso en el Centro Piloto de educación a distancia anexada a la primaria, “Esto fue con la intención de beneficiar a alumnos que nunca asistieron a la institución educativa y demostrar que tenían metas de atención, incluso ha matriculado a alumnos sin conocimiento y consentimiento de los padres”, explica Janet Pashanate.

Asimismo, denunció que el profesor habría traído a otras autoridades de la comunidad para que aboguen por él, a pesar que ya habían firmado en el pedido de remoción del cargo, “En mi pueblo las autoridades se dejan comprar por el maestro y no quieren apoyar a su comunidad, y salen en contra de los que no estamos de acuerdo con las prácticas de este mal docente”.

“Hemos solicitado el cambio del director, en una primera instancia fuimos atendidos y nos dijeron que iba a haber cambios, ahora resulta que hemos regresado para seguir los trámites para exigir la construcción de ambientes de nivel secundario de nuestra institución y resulta que el director Roldan Arévalo, regresa a la comunidad. En la Ugel nos indicaron que, al parecer, existen dos grupos, porque el director trajo al Apu y presidente de APAFA para que aboguen por él. Estas dos autoridades eran para que vengan con nosotros, pero por falta de dinero no lo hicieron, ahora sabemos que el profesor les ha pagado hasta su pasaje para que vengan a anular este documento. Este documento ha sido firmado en asamblea por los pobladores, incluso hasta ellos han firmado”. (MIPR)