• Desarrollo misa para los internos del penal de varones.
  • Se observaron conmovedoras expresiones de internos  arrepentidos de sus delitos. 

Siempre se dice que nadie está libre de caer en pecado, delito, caer ante el poder judicial, un hospital o la cárcel. Es verdad. Todos somos humanos y por lo tanto erramos o podemos cometer yerros insalvables durante nuestra existencia.
En el penal de varones hay cientos de internos, pero no todos ellos van a misa. Unos cuantos asisten, aquellos que desean sentirse cerca a Dios o llenarse de esperanza a fin que un día no muy lejano, puedan salir de la prisión donde llegaron por innumerables motivos.
Ayer domingo el padre Marcos, quien pertenece a la parroquia de la “Sagrada Familia” ubicada en Cardozo, les habló como todos los domingos, seguramente, mas ayer ahondó su palabra referente a la visita del Papa Francisco, quien esta semana pisará suelo peruano. Habló sobre el ataque de algunas iglesias en Chile.
“Siempre no faltan algunos que no entienden nada, que lo hacen por su ignorancia, tampoco es para darles demasiada importancia a esos pequeños acontecimientos. Hay que concentrarnos en la visita del Papa.
Es un Papa Latinoamericano que viene por primera vez al Perú. Estará en la Amazonía de Puerto Maldonado, eso es una muestra de su gran preocupación por la selva que es tan importante para todo el país y el mundo. La Amazonía del sur está devastada.
Yo les pido a todos estar unidos en oración ante la llegada del Papa Francisco al Perú. Hay que rezar por él y su viaje a esta parte del mundo. Él viene interesado en el bien común de todo el pueblo, de los humildes más necesitados, para que haya esperanza por eso el lema es: “Unidos en la esperanza”, declaró el padre.
Conmovedor ver a los internos cantar con mucha fuerza, otros con expresiones corporales de arrepentimiento…
-Esta capilla es un hogar especial para ellos, es una ventana de libertad, se sienten libres y más comprometidos, así como animados. Ellos saben que no están solos que el señor los anima y los fortalece para que salgan de acá como hombres buenos, hombres nuevos para bien de sus familias.
(LM)