-Gerente de empresa de Arquímedes Lázaro aclara denuncia por presunta estafa

Los ejecutivos de la empresa “Sucesión Arquímedes Lázaro Rodríguez” están muy mortificados con el empresario brasilero Janderson Souza Da Silva, quien los acusó por una presunta estafa de 60 mil dólares.

Wilber Pagaza dijo que brasilero quiso hacerles trampa.

Wilber Pagaza dijo que brasilero quiso hacerles trampa.

Por eso, apenas se enteraron que la noticia ya estaba dando la vuelta por todas las salas de redacción, decidieron convocar a una conferencia de prensa para aclarar las afirmaciones del extranjero.

El encargado de dar la cara ante los periodistas fue el gerente general de la empresa, Wilber Pagaza Bobadilla, quien dijo que las barcazas contratadas no llegaron a su punto final porque “se las iban a robar”.

Sin embargo, Pagaza no explicó si le devolvieron los sesenta mil dólares a Janderson Souza. Sólo aseveró que el primer pago fue de cuarenta y cinco mil dólares y que los quince mil restantes iban a ser cancelados en la frontera.

“El empresario brasilero solicita los servicios de nuestra empresa y se firma un contrato con el señor Máximo Lázaro Gonzáles y con el señor Carlos Lázaro Pinasco. El precio pactado era de mil dólares diarios por el alquiler de las barcazas.

En la cláusula octava se indicaba que el contratista estaba plenamente garantizado por el señor Jairo Cárdenas, quien le debe a nuestra empresa la cantidad de nueve mil soles por un lado y veinte mil por otro.

Sus cheques fueron rebotados, entonces, cuando comencé a hacer el estudio y análisis de ese contrato ya me estaba preocupando. Y en una reunión de directorio, los señores Máximo y Carlos me informan que el señor Janderson Souza ya tenía las embarcaciones y venía haciendo uso del contrato.

Es decir, del primero de diciembre del 2008 al tres de enero del 2009, ya habían pasado dos meses y por lo tanto, la parte contractual estaba cumplida.

Él me manifiesta que su negocio era usar las embarcaciones para llevar ripio y que posteriormente, él en Brasil una vez que ingresaba a territorio brasilero iba a continuar en ese rubro, es decir, ripio.

Nuestra empresa, en todo su derecho de salvaguardar su patrimonio, le exige una serie de documentos de los gobiernos de Brasil y Perú, pero como no lo tenía, iba a ser imposible el retorno de nuestras embarcaciones si es que entraban a territorio brasilero.

Además, por información de inteligencia nos enteramos que nuestras embarcaciones iban a ser vendidas en Brasil por este señor Janderson Souza, y posiblemente podrían desaparecer. ¿Quién iba a responder a la empresa por esa cantidad de dinero, el señor Jairo o Janderson? ¿Dónde estamos?

Cualquier persona no puede venir a mancillar a los empresarios peruanos, no podemos darle tribuna a alguien que no tiene sustentación, hay que ser un poco más serios”, manifestó Wilber Pagaza.

Cabe señalar que al término de la conferencia de prensa, pidió el uso de la palabra el abogado del brasilero, el doctor Wilson Ríos Babilonia, quien le dijo a Pagaza que no mienta y que en el Poder Judicial se verán a volver las caras para ver quién tiene la razón. (MC).