-Pobladores de asentamientos humanos se las ingenian para tener agua

El nivel del río Amazonas sigue descendiendo, y con ello los más afectados son los pobladores de los asentamientos humanos que usan el agua de sus afluentes para lavar o hacer otras actividades.

Según el último reporte del Servicio Nacional de Meteorología e Hidrología de Loreto, el Amazonas registra 105.97 metros sobre el nivel del mar, superando su altura mínima histórica de 106.46 msnm.

Esta situación no sólo está dificultando el transporte fluvial y el abastecimiento de alimentos de primera necesidad. También poco a poco nos está dejando sin agua potable, a pesar del plan de contingencia implementado por Sedaloreto.

Lo que vimos ayer en un pueblo de la carretera Santa María, es el reflejo de los demás barrios humildes de Iquitos. Al no poder contar con agua, los vecinos comenzaron a sacar el líquido de una “motochata” que se había quedado varada con la sequía.

Con baldes en mano, hombres, mujeres y niños sacaron el agua de la embarcación, sin importar que era de la lluvia que cayó la tarde del lunes. “El río está muy lejos porque se está secando, nos da flojera ir hasta allá”, nos contó un poblador.

Cuando le consultamos para qué usaban el agua que sacaban de la motochata, nos respondieron que “para lavar la ropa y los utensilios de cocina. Le echamos un poco de lejía y ya está”, señalaron.

Estos pobladores consumen agua de los pozos artesianos. Sin embargo, la extrema vaciante de los ríos está retrasando el abastecimiento, por lo que piden a las autoridades que tomen cartas en el asunto.

El director del Senamhi Loreto, Marco Paredes, afirmó que el descenso continuará por unos cinco días más, haciendo que el nivel del río baje todavía otros 20 centímetros.

El funcionario estimó que recién en dos semanas empezará a estabilizarse el período de lluvias, lo que ayudará a mejorar el nivel del Amazonas, pero esta recuperación será lenta. (MC)