– Cantaron el Himno Nacional en su lengua originaria
– Ministerio de Cultura validará alfabeto Kukama

niños kukamas

niños kukamas

Carlos F. Navarro Vásquez-Corresponsal en Nauta.- Muy contentos y felices se mostraron los seis niños del pueblo Kukama que participaron en el TINKUY 2013 en la capital de la República, quienes durante cuatro días compartieron sus saberes, conocimientos, y más que todo las experiencias vividas en sus comunidades con sus compañeros de otros pueblos y otras culturas, quienes incluso han aprendido a hablar algunas palabras de diferentes idiomas con los que han podido interrelacionarse.

El TINKUY 2013 denominado “Diálogo de Saberes: Para aprender de mi pueblo y del mundo” acogió en esta oportunidad a más de cien niños y niñas de 15 pueblos originarios del país, así como los afroperuanos, a los estudiantes de Lima que tienen una historia de migración como son los peruano-chinos, alemanes, italianos, árabes, judíos, entre otros, quienes presentaron saberes de sus propias tradiciones.

El pueblo Kukama-Kukamiria, en la Mistura de Saberes, presentó el proceso de “La construcción de una trampa para cazar Majás”, que a diferencia de los demás proyectos que ya son casi comunes que se ven y se comercializan en los mercados y ferias como son el diseño shipibo, los trabajos de la cultura Aymara, de los Asháninkas, son más comunes, entonces no fueron muy atractivos, no han llamado la atención; sin embargo, ver una trampa que es la que se utiliza para cazar animales silvestres ha sido muy novedoso hasta incluso nos han pedido que lo demostremos en Palacio de Gobierno, refirió el Prof. Carlos Lancha Manuyama, Especialista en EIB de la UGEL Loreto-Nauta en entrevista exclusiva para La Región.

“Si bien es cierto que lo hemos presentado en la Mistura de Saberes en el Museo de la Nación también en Palacio de Gobierno nos han pedido que de nuevo demostremos cómo funciona la trampa. Nos dijeron: Dónde está el pueblo Kukama, queremos que construyan la trampa que todos queremos ver;  y nos han felicitado, que como pueblo Cocama debemos sentirnos orgullosos de haber demostrado un conocimiento, una tecnología, una ciencia, una sabiduría a partir de esta “trampa”, todos querían ver y saber cómo se arma la trampa y como se atrapa al majás, nuestro proyecto ha sido bien visto, bien acogido, muy novedoso entre los otros”, refirió Carlos Lancha.