Escribe Gerber Hugo Hidalgo

Presidente de la Asociación Educativa Regional AsEr

 

Hacer gestión educativa en la Región Loreto con una superficie territorial de 368,851.95 km²  correspondiente al 28.70% del total nacional en el que vive el 3,2 % de la población del país, ocupa  la tercera parte de nuestro territorio nacional, se encuentra ubicado en el extremo Nor-Oriental del territorio peruano. Cuenta con una población aproximada de 947 865 habitantes; de los cuales aproximadamente 100 000 son indígenas. El 60 % de la población total se ubica en área urbana. Loreto presenta la más baja densidad poblacional: 2,3 hab/km2.

Cuenta con 3492 centros poblados aproximadamente, de los cuales más del 95 % están ubicados en el área rural. Aproximadamente 492 son los centros poblados con indígenas. No llegan al 1 % los centros poblados con 5 mil o más habitantes. Más del 50 % de la población total está concentrada en menos del 1 % de los núcleos poblacionales.

La región se localiza en la parte Nor-oriental del territorio peruano con 3,500 km de línea de frontera con Brasil, Colombia y Ecuador. Con una fuerte concentración de habitantes que reside en el ámbito urbano (67,3%). La población masculina representa (51.2%) y femenina (48.8%). Asimismo, la población que reside en el ámbito rural corresponde (32,7%), siendo principalmente masculina (54.4%) y femenina (45.6%).

La población con lengua originaria se concentra preponderantemente en zonas de frontera, donde se encuentran diversas poblaciones indígenas, como Achuar, Wampis, Kandozi, Shapra, Awajún, Matzés, Kichwas, Shawi, Secoya, Ticuna, entre otros. El servicio que se brinda no responde a las necesidades de la población rural. Muchos entendidos de la materia, sostienen que el problema central es la dispersión geográfica, aunque quizás no sea el problema central, pero si es una condicionante para la implementación de las políticas públicas en el territorio.

Además, en esta zona el intercambio con Colombia se realiza a través del río putumayo, con Ecuador por los ríos septentrionales del Pastaza, Huazaga, Morona y Brasil por el río Yavarí. En estos territorios existen muchas necesidades y demandas de la población, pero muchas veces no son atendidas por el Estado, lo que se observa en estos lugares es el trabajo aislado de Sectores del Estado quienes son responsables de supervisar y evaluar la Política Nacional y Sectorial bajo su competencia, aplicable a todos los niveles de gobierno.

En realidad carecemos de propuestas articuladas al servicio de los ciudadanos, considero que desde el lugar donde nos desenvolvemos, podemos generar espacios de reflexión y análisis de la problemática fronteriza para que exista un Plan de Desarrollo Concertado de Fronteras de la región a mediano y largo plazo, donde la educación y la salud tienen un rol protagónico como componente de soporte social, que las instituciones del Estado converjan todos sus esfuerzos técnicos, organizacional y presupuestal para proponer políticas, planes y proyectos para promover el desarrollo sostenible de las poblaciones rurales.

Para tema de reflexión en la frontera con el país del Ecuador, la población peruana realiza varias actividades como el intercambio comercial, deportivo y otros, por ejemplo la comunidad de Nuevo San Juan del Morona población Wampis realiza sus actividades comerciales en el Ecuador, porque para los habitantes del lugar es más cerca ir al centro poblado de Puerto Morona del Ecuador(5 horas de navegación en peque peque) que trasladarse  al centro poblado mayor del Perú que es Puerto América y la capital provincial San Lorenzo(14 días en peque-peque ida y vuelta) por lo tanto, tienen mayor facilidad para llegar al territorio ecuatoriano, esto no quiere decir que quieren ser ecuatorianos al contrario, ellos tienen firme su identidad como peruanos, a pesar del abandono del Estado.  En la comunidad de San Juan del Morona encontramos productos ecuatorianos desde una aguja hasta artículos de primera necesidad, pero se utiliza la moneda nacional.

Por otro lado, poca es la presencia de las autoridades de los tres niveles de gobierno en línea de frontera, mejor dicho, pocos visitan, solo van para desarrollar sus campañas políticas y no vuelven más; es necesario contar con políticas definidas en líneas de frontera de la patria, existen muchas demandas de parte la población, y en verdad están en lo cierto; me pregunto, que derechos tienen las autoridades de tomar decisiones desde un escritorio sobre lo que tienen que hacer ellos en sus comunidades, más aún si nunca han visitado o compartido experiencias de trabajo o actividades culturales costumbristas.

Para el aniversario de nuestra patria tuve la oportunidad de estar en la línea de frontera por motivo de trabajo, donde se hizo el intercambio de espacios entre Perú y Ecuador, el límite fronterizo es un campo de fútbol, la delegación peruana conformada por el Ejército Peruano y del Ecuador con sus autoridades como congresistas, cancilleres, ministros, alcaldes y una gran población a presenciar como acto protocolar y cívico. Pero no es fácil llegar a estos lugares porque las distancias y los costos son elevados.

Estos pobladores sin lugar a duda, son los guardianes de las fronteras, debería existir una política especial para ellos.  Es diferente decir soy peruano en la costa, o soy patriota en la ciudad de Iquitos, cuando se tiene en abandono a estas poblaciones. Entonces, cómo desde la sociedad rural y frontera  podemos generar espacios de reflexión ante la opinión pública para que se conozca estos acontecimientos en la frontera de Loreto; necesitamos urgente unir esfuerzos entre las instituciones del Estado, definir políticas de Estado para promover el desarrollo sostenible de las poblaciones de frontera, fortaleciendo la identidad regional y nacional en un marco de cultura de paz, con la esperanza de mejorar las condiciones de vida de la población en las fronteras de Loreto.