-Delincuentes actúan en estado de ebriedad y se aprovechan para hacer de las suyas

-Vecinos exigen presencia policial por este sector

La delincuencia y la inseguridad ciudadana viene apoderándose poco a poco de la última cuadra de la calle Micaela Bastidas que se ha convertido en tierra de nadie. Los moradores de este sector se encuentran mortificados porque ya no pueden transitar tranquilos en la noche porque son asaltados por sujetos que se encuentran en estado de ebriedad y no les importa si son sus vecinos.

“Jamás me imaginé que en mi propia calle sucedan estos actos de delincuencia. Ayer mi cuñada regresaba  de una reunión con mi hermano, se bajaron del motocarro, y tuvieron que caminar más de tres cuadras porque la calle se encuentra en mal estado, y antes de que lleguen a su casa unos muchachos, no sabemos si estaban borrachos o fumados, le interceptaron y con un cuchillo les quitaron sus pertenencias”, narró un familiar de las víctimas quien no quiso identificarse por temor a las represalias.

Agregó que “No contentos con eso, al momento que se retiraban del lugar empezaron a tirarles piedras para que desaparezcan rápido del lugar. Mi cuñada llegó a mi casa con una crisis de nervios y estaba muy asustada por lo que le había sucedido a ella y a su marido”.

Los vecinos de este sector exigieron más presencia policial y pidieron a las autoridades que solucionen este problema de inseguridad ciudadana que se registra casi a diario, “lo único que pedimos es que la policía venga a patrullar por aquí, que el alcalde mande al Serenazgo y no nos dejen abandonados.

“No podemos salir a ninguna reunión, ni llegar tarde a nuestras casas porque somos víctimas de asaltos y otras cosas más. Aquí los más perjudicados son nuestros hijos e hijas menores que están expuestas a cualquier cosa por estos delincuentes”, sostuvo otro preocupado morador.

Mientras los delincuentes hacen de las suyas en esta calle, las autoridades que tienen que ver con seguridad ciudadana se duermen en sus laureles, ojala que este pedido que hacen los vecinos no sea demasiado tarde y actúen pronto, porque sino mañana más tarde estaríamos dando a conocer hechos lamentables. (C. Ampuero)