-Damnificada del incendio de Punchana, Jova Braga Rojas.

-La quemadura de segundo grado que tiene en el brazo derecho podría infectarse por la alta contaminación en la zona.

Caminar entre los escombros de palos retorcidos y enseres carbonizados es una experiencia desoladora y de inmediato el instinto humano de solidaridad aflora para recordarnos que nadie está libre de una desgracia y necesite de muchas manos que se extiendan con ayuda para afrontar las grandes necesidades.

Damnificada que resultó con el brazo derecho con quemadura de segundo grado y prefiere estar en el ambiente contaminado, peligroso para la herida.

Damnificada que resultó con el brazo derecho con quemadura de segundo grado y prefiere estar en el ambiente contaminado, peligroso para la herida.

Los damnificados del dantesco incendio ocurrido la tarde del último domingo en el asentamiento humano Delicia Manzur, vienen recibiendo ayuda, pero las carencias son tantas que lo que va llegando parece poco. Tienen lo básico con agua y comida que viene facilitando la municipalidad distrital de Punchana.

Tienen las carpas, donde en una de ellas encontramos a Jova Braga Rojas de 28 años, recostada y nos recordó que “todo fue rápido y al salvar a mi hijito en la escalera me alcanza el fuego y me quemó el brazo derecho dejándome una quemadura de segundo grado”, dice nostálgica.

En el hospital Regional le han puesto ampollas para el dolor y para prevenir la infección. Está siguiendo su tratamiento y no le indicaron internamiento solamente estuvo un momento en observación “no me he querido quedar en el hospital porque son intratables, uno está que grita de dolor y ellos se ríen.

Dijo que “conversan por celular, no dan la atención como uno merece, por eso no he querido quedarme. Me han dado el Seguro Integral porque no tenía. Claro no he pedido quedarme, sino ellos me dijeron que regrese a mi casa”. Y regresó con una pomada para que se haga toques, pero el ambiente es altamente contaminante por los escombros que vienen removiendo. Pareciera que la damnificada no midiera las graves consecuencias que le podría acarrear si su brazo se infecta.

Ha manifestado que se siente mejor en su carpa que en el Hospital, aunque no es el hecho y el personal de salud dada las características de la herida debió advertírselo, salvo que si lo hayan hecho y la paciente decidió retirarse del nosocomio voluntariamente. Sea cual fuera su brazo se encuentra sobre expuesto, también vimos a las moscas que se posaban. (DL