Conspicuo militante aprista Enrique Pinedo García

Hoy celebran los apristas el “Día de la Fraternidad”, motiva al conspicuo militante aprista Enrique Pinedo, como ex secretario general y como ex presidente del comité regional de la celebración del centenario del nacimiento de Víctor Raúl Haya de la Torre en el año 1995, dijo, en esta fecha recordamos los apristas  el carácter que Víctor Raúl tenía, siendo lo principal el total desapego al dinero, por lo que siempre su mensaje fue que a los “cargos se llega para servir y no servirse de él”.

 

Demostró su desapego al dinero que cuando fue presidente de la Asamblea Constituyente en el año 1979, renunció a su sueldo pidiendo que solamente le haga efectivo un sol, lo que significa una enseñanza a los parlamentarios a quienes sólo le interesa el dinero, pues en este país en donde se privilegia el dinero, es uno de los mejores mensajes dejados por el líder aprista, además de su doctrina.

 

Pinedo García recordó que a Haya de la Torre, en uno de sus pasajes en su vida, se le acusó que porque no era aprista comenzó a privilegiar la inversión, indicando que también hay que privilegiar a los peruanos que producen en esta  inversión, progreso y desarrollo.

La gente se pregunta de que vivía, yo respondo, dijo Pinedo, Haya de la Torre vivía de los pagos que las editoriales le hacían por haber inscrito varios libros, además que con esos ingresos fundó la “Navidad de los niños del pueblo”, en donde entregaba regalos y permios a los niños, además de su chocolatada.

 

Destaco también Pinedo que es difícil que un profesional aprista tenga propiedades, considerando que el ex presidente Alan García pretendió hacer creer que el APRA se estaba derechizando, no es así hemos acentuado nuestro izquierdismo y nuestro afán de trabajar por los más pobres del Perú.

 

Nosotros esperamos la realización del congreso nacional del partido aprista en donde se debe fijar nuestra línea ideológica y nuestro plan de acción a la luz de los nuevos tiempos, porque no se puede seguir hablando de los cinco puntos, entre ellos la administración del Canal de Panamá. Lo que no hemos perdido es la solidaridad con todos los pueblos oprimidos  del mundo, no podemos a esta etapa seguir pensando en la nacionalización porque según la experiencia nos fue mal en el gobierno de Alan García, lo que sí se debe buscar es la unidad política de América Latina que en la práctica está equiparando a Europa en todos los aspectos.

 

Voy a hablar con los actuales dirigentes que quizás ya no es tanto definir la ideología porque en estos tiempos ya no es de esa definición, los apristas debemos rememorar la biografía de Haya de la Torre, pero no para cerrarnos, si no para sintonizarnos con el pueblo. El pueblo ha cambiado, no le gusta leer,  no podemos estar con la Ley de la butifarra y el pisco, mi recomendación a la juventud es que lea la historia del APRA y de esa forma pueden semejarse a Haya de la Torre en su decencia, en su honradez y en su amplia solidaridad con los pobres, destacó Enrique Pinedo. (WGN)