Por: Adolfo Ramírez del Aguila
Docente de Educación Secundaria

 

  • La visita del papa Francisco al Perú costará más de 37 millones:

La venida del papa Francisco está a la vuelta de la esquina. Esta visita naturalmente tiene un costo económico. Estuvo bien, que el gobierno peruano haya hecho de público conocimiento esta decisión estatal de desembolsar dinero para este evento. Además, el propio Francisco, exige transparencia a todos los niveles, en especial donde hay dinero público. Las cuentas claras y el chocolate espeso.
En esta línea de transparencia en el manejo del bien común, promovido por el propio pontífice, es importante aclarar el movimiento económico de la próxima visita papal a nuestro país, para que los peruanos estemos informados y hagamos nuestro propio balance y fiscalización.
Mediante el DS Nº 292-2017-EF, publicado en el diario oficial El Peruano (del 12 de octubre), el gobierno peruano, decretó, la autorización de una transferencia de partidas en el presupuesto del sector público por S/ 37 610 790,00 para cubrir los gastos de la visita del papa a nuestro país.
Claro, uno si no lee los considerandos de este decreto, puede aventurarse a opinar como aquello de que: “Habiendo tantas necesidades en nuestro país, como construir una escuela, por ejemplo, se esté destinando dinero de todos los peruanos para que un señor nos visite”. “Si los católicos quieren que venga su papa, que ellos lo financien y punto”. “La Iglesia tiene mucha plata y no quiere gastar en lo suyo”
El párrafo anterior es una selección de lo que he podido leer en las redes sociales; incluso, hay una campaña de ciertos sectores laicistas que quieren notoriedad, cuestionando esta visita y declarando persona no grata al papa Francisco. “Para mí no eres bienvenido”, reza una de esos post.
En un estado de derecho, estas declaraciones y campañas tienen su espacio y son respetadas como opinión ciudadana; pero, es importante facilitar información, para que nos enteremos del asunto completo y no andemos con medias verdades, como ya es una mala costumbre en nuestro país.
A ver. Si leemos todo el contenido del DS 292-2017-EF, encontraremos una sustentación legal para autorizar el desembolso y según la jurisprudencia peruana, no hay ningún impedimento para esta toma de decisión estatal.
El Decreto Supremo indica claramente, que los 37 610 790,00 millones de soles, serán distribuidos de la siguiente manera, tomemos nota: Al Ministerio de Relaciones Exteriores S/ 25 874 805,00; al Canal y Radio Nacional del Perú S/ 7 536 421,00; al Ministerio de Cultura S/ 812 300,00; al Gobierno Regional de Madre de Dios S/ 781 511,00 y a la Municipalidad Provincial de Tambopata (sede de la visita en Madre de Dios) S/ 2 605 753,00.
Como observamos analíticamente, ninguna partida del erario nacional y que es plata de todos los peruanos, va a las cuentas de la Iglesia Católica; todas, en absoluto, están destinadas a instancias estatales. Este dinero como ordena estrictamente el decreto, serán utilizadas para los requerimientos que cada pliego ha solicitado: Protocolo y ceremonial del Estado, seguridad, construcción de una ciudadanía intercultural, preservación del patrimonio cultural, mantenimiento de infraestructura pública, mejoramiento de transitabilidad vial y peatonal, gastos corrientes, etc.
Los gastos que ya está ejecutando el Estado, de manera especial en Madre de Dios, beneficiará directamente a las poblaciones a donde visitará el papa. El sumo pontífice, además, es un jefe de Estado y por lo tanto como manda el protocolo internacional es recibido por su par, en este caso PPK, brindándole todas las garantías del caso.
El papa Francisco, por lo tanto, no viene a hacernos carga fiscal, viene por invitación del gobierno peruano para que, en su calidad de líder religioso mundial, dé un mensaje de justicia y paz a todos los ciudadanos de esta parte del planeta. En un país como el nuestro, asfixiado por la corrupción política, sumido en una crisis ambiental y destruida por fenómenos naturales, nos cae bien una visita de ánimo y esperanza.
Un detalle final. Hablando de cuestiones económicas, los encuentros y las misas al aire libre que están programadas en Puerto Maldonado, Trujillo y Lima, serán financiadas por los propios fieles católicos. Hubo un domingo especial, en que se dio, en las más de 35 mil parroquias del Perú, una colecta pro visita del papa.
Después de exactamente 30 años, cuando en 1998 nos visitara por segunda vez el ahora san Juan Pablo II, tenemos el privilegio de tener entre nosotros nuevamente a un papa, que es de los nuestros, pues es sudamericano; y a pesar de ciertas campañas anti papales, el pueblo pobre y humilde espera con emoción esta visita.
Faltan exactamente 73 días para la llegada de Francisco a suelo peruano. Rogamos al Señor de los Milagros, a Santa Rosa de Lima y a San Martín de Porres, para que esta visita pastoral no solo sea pródiga en bienestar espiritual para todos los peruanos de buena voluntad, sino, marque un hito de mayor justicia para los pobres y olvidados de nuestra patria. Amén.