• Carmen Rosa Arévalo, integrante del Vicariato de Iquitos

Durante la audiencia que se realizará hoy, varios sectores pondrán nuevamente en debate la oficialización de los «monitores ambientales», que han recaído en miembros de comunidades afectadas por el derrame de petróleo y que cuentan con una capacitación al respecto.
«A nivel de la comunidad nativa Cuninico, es que ellos puedan tener un monitoreo del proceso ambiental que viene dándose, saber qué está pasando, qué hay en torno al tema ambiental en su comunidad ya sea por el impacto del derrame de petróleo, así como el impacto de la pérdida de peces que se está dando por el tema de la contaminación», indica Carmen Rosa Arévalo, integrante del Vicariato de Iquitos
Explica que en ese marco de las cinco cuencas, en el caso de Saramurillo, durante el paro, consiguieron que el Congreso legisle en torno al monitoreo ambiental. «Hoy está llegando la comisión de los Pueblos Indígenas del Congreso a realizar una audiencia descentralizada, el Vicariato viene apoyándolos para que el tema de propuesta de Ley sea debatido con los mismos actores, necesitamos que se apruebe una Ley pero con la participación de las comunidades que han sido afectadas, o sea que ellas sean parte de este proceso de incidencia en el tema legal, en la formulación de esta normativa que va a salir en favor del «monitoreo ambiental», lo cual puede demostrar que no solamente se ha hecho en gabinete, sino que se ha consultado a los pueblos».
(LR) Cuál es la posición final de los pueblos
Que sí se dé, hay algunas cosas que se tienen que ir afinando de acuerdo a los artículos de esta normativa.

(LR) Son algunos lesivos o no están adaptadas a una realidad.
Básicamente no están adaptadas a la realidad de cada una de las comunidades afectadas, si bien es cierto la realidad que les une (a las comunidades) es la contaminación, pero hay cosas que son diferentes como las particularidades de cada una de ellas.

(LR) Cuál es la recomendación del Vicariato que está siguiendo pacientemente este tema.
Nosotros lo que pedimos es que tengan la capacidad de escucha de nuestros hermanos congresistas hacia ellos, que puedan comprender y entender el lenguaje y la forma de expresarse de las comunidades, y así poder tener la paciencia en el tiempo, porque ellos necesitan ser escuchados, sabemos que el tiempo es el peor enemigo cuando se trabajan esos procesos. (MIPR)