• Prólogo del nuevo libro de Juan Soregui Vargas

Por: Gabel Daniel Sotil García*

En el viaje a la intimidad humana, en el que está empeñado JUAN SOREGUI VARGAS, el autor de esta obra, seguro que hará grandes hallazgos en las profundidades de cada uno de los personajes de sus cuentos.
Hallazgos que, expresados en formato de lenguaje literario, nos llevan a arrobarnos ante esos sentimientos inconfesados e inconfesables que habitan en rincones sicológicos que ni el propio portador conoce.
En el decurso de cada uno de los cuentos, que hoy nos propone el autor, sus personajes nos muestran un inicial actuar común y corriente en el marco de su entorno social; pero luego, empiezan a manifestarse con peculiaridades íntimas que, conforme avanza el relato, nos sorprenden hasta la conmoción total de nuestro ser cuando el suceso nos es presentado en su totalidad.
Y es que Juan, su autor, elige situaciones iniciales comunes y corrientes, es decir, nada extraordinarias, para presentarnos con lucidez el enfoque que hace de cada uno de los casos motivos de los relatos, en cada uno de los cuales expresa un implícito y  profundo rechazo, con lo cual pretende decirnos que hay necesidad de otra moral individual para dar vida a otra sociedad.
Es así como vemos, en “La Mujer Escarlata”, a una dama de envidiable estatus socio profesional, envuelta en una situación que le genera consecuencias fatales para ella y su entorno familiar.
En “Ángeles y demonios del Doctor Luigi” vemos al protagonista deslizarse de una vida solitaria a una serie de vivencias que van a significar una profunda alteración de sus normas de vida familiar y social, por la interacción con seres de otras dimensiones.
En “La justicia de Gabriel” se desarrolla la temática de un violador de niños que finalmente encuentra una horrible muerte a manos del hermano de uno de esos niños a quienes violara durante su vida.
En el cuento “Jimmy Affocoha y las costureritas” se relata las vivencias de un sindicalista que encubre su afeminamiento con una irresistible atracción por niñas, de quienes abusa y luego abandona, valiéndose de sus influencias logradas en el ejercicio sindical.
Y, en “Amores que matan” el autor rescata una leyenda muy frecuente en el mundo rural referida a las relaciones zoofílicas que, con fines de control moral en las comunidades, circulan en la intimidad de los hogares y signan diversos acontecimientos comunales.
Juan Soregui, biólogo de profesión, con una rica experiencia de contacto con diversas situaciones psicosociales de nuestra región, observador de las entrañas íntimas del actuar  humano, nos hace entrega de esta colección de cuentos de un profundo contenido moral, para decirnos que, es posible que en la dinámica social, compartamos muchos escenarios con individuos en cuya intimidad circulan normas morales desquiciadas, trastocadas, que orientan su comportamiento hacia rumbos que colisionan con el sentido que damos a nuestra vida la mayoría de las personas.
_______________
* PROFESOR DE LA UNIVERSIDAD NACIONAL DE LA AMAZONIA PERUANA