POR: MIGUEL ÁNGEL MONTALVÁN DEL ÁGUILA (*)

La corrupción en el mundo se conoce históricamente  en  la era cristiana con la traición de Judas Iscariote  a Cristo; en el Tawantinsuyo, los Incas gobernaron bajo los principio de estas tres reglas fundamentales, ama llulla, ama sua, ama quella, leyes que regularon la conducta del hombre del incanato.

A los albores de la República del Perú, en 1826, Don Simón Bolívar, decretó que todo aquel que se apropia de un peso del erario Nacional, será sentenciado con la pena capital, y los  Jueces que lo incumplan   correrán la misma suerte.

Estos hechos históricos, no hacen sino corroborar lo que hoy podemos afirmar, que la corrupción siempre tiene sus seguidores, y  que solamente esperan la oportunidad.

Hace más de cincuenta años, durante el primer gobierno de Don Fernando Belaunde Terry, el entorno del gobierno de entonces, estaba contaminado de hechos de corrupción que era de dominio público que desembocaron en actos subversivos, como el de Hugo Blanco y de Luis  de la Puente Uceda, que contribuyerono al golpe militar de 1968, encabezado por el general Juan Velasco Alvarado, y continuado por el general Francisco Morales Bermúdez, so pretexto de la segunda fase de la revolución, quien nos puede abundar más sobre la corrupción de este período republicano, no es nada menos que el cuñadísimo, don Luis Gonzales Posada, quien era conocido en ese pequeño mundo de la corrupción, fue  miembro del Directorio de muchas empresas estatales creadas por su cuñado el general Velasco, todas estas empresas terminaron quebradas por los malos manejos, y posteriormente este señor fue nombrado Ministro de Relaciones Exteriores en el primer gobierno del tristemente célebre Alan García Pérez.

El pueblo peruano, generoso, bondadoso y complaciente, a Morales Bermúdez lo encandiló por haber entregado el poder después de seis años, Morales Bermúdez es conocido por muchos hombres en espera del Poder, como el gestor de la transición a la democracia en el Perú, y por tal motivo no fue juzgado por las tropelías del gobierno militar que duró doce años de dictadura impune. Todo hombre tiene su precio, lo que hace falta es saber cuál es. Joseph Fouché (1758-1820)

En 1,980, Don Fernando Belaunde asume la presidencia de la República del Perú en un segundo período, era muy dura la tarea que le esperaba, este gobierno terminó con un pueblo totalmente descontento, la inflación, la desocupación y la corrupción era el caldo de cultivo para Sendero Luminoso que ya estaba en proceso de organización.

Alan García Pérez, como buen domador de cobra, aprovecha la coyuntura del mal gobierno de Belaunde y con sus grandes mentiras alcanza el Poder en 1985, el APRA llega a gobernar por primera vez después de sesenta años de supuestas reivindicaciones alcanzadas.

Con Alan García,  el pueblo peruano conoció el sabor de la arena, la corrupción, la desocupación trajo hambre, miseria y desolación, recordaremos con desazón al miserable y corrupto, REMIGIO MORALES BERMÚDEZ PEDRAGLIO, quien, siendo ministro de Agricultura del APRA, permitió que se pudriera cientos de toneladas de mondongo en las congeladoras del ente encargado de comercialización de estos productos, para facilitar la venta de sus pollos en los mercado de Lima, y enriquecerse con el hambre del pueblo, nunca nadie lo juzgó.

Los gobiernos del hoy preso Alberto Fujimori Fugimori, (a) Kengia, quién sabe todos los conocemos, y no vamos a seguir repitiendo este triste episodio que nos tocó vivir, y ojalá nunca más se repita la historia.

El gobierno de Toledo que trató de manejar la economía del país con mesura, hoy el cholo en capilla, y el segundo gobierno de Alan García, el vendedor de cebo de culebra, no se diferencia mucho el uno del otro, solamente cambian de modalidad, sin mucha diferencia, pero cada uno tiene su estilo, como en el mundo del hampa.

Todo estos actos de corrupción propios de todos los países no debemos de tomarlos muy a la ligera y olvidarnos fácilmente, esperando llegar al Poder, hay que tomar las medidas para afrontarlas, no olviden .- Si no peleas para acabar con la corrupción y la podredumbre, acabarás formando parte de ella. Joan Baez (1941-?)

El viernes de la semana pasada, el Poder Judicial de Loreto, invitó a la comunidad, al foro denominado, LUCHA ANTICORRUPCIÓN, hubo muy buena concurrencia y participación de los asistentes, creo que se dio un primer paso, espero que no sea la primera piedra de muchas obras no concluidas, se pudo observar primero que hay gente proba, no todo está podrido,  lo que queda por delante es una tarea titánica, pero este compromiso de cambiar la sociedad peruana, requiere la participación de la civilidad, convencida que la corrupción es dañina para el desarrollo de los pueblos, es conveniente que el Poder Judicial, que enarbola la bandera anticorrupción, invite, aglutine a todos los Colegios Profesionales, estudiantes universitarios y la comunidad civil porque todos estamos inmerso en este problema social que pretende devorarnos.

Las autoridades Judiciales y policiales deben esmerarse en sus trabajos, han perdido la credibilidad, será largo el camino para recuperarla.

Los presidentes regionales, alcaldes, regidores y funcionarios, deben retomar el buen camino, y trabajar de conformidad con el ordenamiento Jurídico y no hacer de él un instrumento puesto a su servicio para enriquecerse y engullirse felinamente.

miguelangelmontalvan@yahoo.com (*)