EL 24 DE OCTUBRE de 1998  a la una de la tarde, estaba sentado en la escalerita de la entrada a la casa del profesor Julio Pérez Isuiza, en la calle Bermúdez frente a la plaza 28 de Julio. Recuerdo  que mi amigo Julio, un revolucionario regionalista de profunda convicción, me comentaba: “esta tarde vamos a observar un hecho histórico para Iquitos, podremos ver a los que defienden a esta patria chica, Loreto, y, a aquellos que están colaborando con  los traidores que firmaron el vergonzoso tratado de entrega de Saramiriza y  Pijuayal” Es más, concluyó el profesor: ” va a ser el inicio de la caída del régimen viciado de don Alberto Fujimori y su socio Vladimiro Montesinos”. Pasaban las horas y contemplábamos con satisfacción que la plaza se iba colmando con varones y mujeres valientes, como mi querida madre de Belén, las vecinas de Punchana, las valientes y dignas mujeres de San Juan. Personas que pertenecían a partidos políticos de la Izquierda, el APRA, ACCIÓN POPULAR, movimientos políticos como Fuerza Loretana, entre otros, todos con sus líderes gritando arengas para que no se lleve a cabo la vergonzosa entrega de territorio, como ocurrió con Leticia.  Llegó un momento en que la gran multitud se encontraba ubicada frente al ex hotel oro verde, en la calle Aguirre, en la plaza 28 de Julio. TRAIDORES, exclamaban la mayoría de estos líderes y sus partidarios y otros que no pertenecían a ningún partido más que a Loreto.

Entonces, el tío Julio, el baby, como le conocemos con cariño, me dijo: vamos al otro lado, cerca al local de venta de jugos del chino Simón, está el entarimado de un comité cívico para el desarrollo de Loreto. Han convocado a un mitin. Vamos gordo, me alentó. Le seguí con paso de trote y cuando llegamos al sitio donde se suponía iban a estar los colaboracionistas de los traidores y entreguistas de territorio loretano, el profesor, el baby, se acercó botando a los de seguridad y con un grupo de muchachos arrancó la bandera peruana clavada en un hoyo del entarimado y comenzó a correr hasta el otro lado de la plaza con el emblema abrazado, seguido por un montón de jóvenes y adultos llenos de patriotismo y de amor loretano, pobres, sin poder, pero con honor y dignidad. La emoción me ganó, se nubló mi vista por el llanto  y sólo vi cómo Julio entregaba la bandera a un grupo de patriotas loretanos que organizaron la marcha y la protesta contra el general Villanueva Ruesta, entre otros entreguistas. Luego vendrían los lamentables hechos que desencadenó en una represión casi sin cuartel y artificios de guerra para dejar escapar a los entreguistas y a los colaboracionistas. Más tarde nos enteramos de la muerte de los héroes y heroínas de Loreto como Corina Coral. En la noche de ese día trágico para Loreto, conocimos la lista oficial de un grupo de loretanos que conformaba el comité que defendía la vergonzosa entrega de nuestro territorio. En el grupo estaba el actual candidato por Fuerza Loretana, que lidera el extraordinario talento y regionalista YVÁN VÁSQUEZ VALERA, el señor JUAN CARLOS GÁLVEZ MONDRAGÓN (dato confirmado por el profesor Eloy Pizango, entre otros patriotas de la defensa de la integridad de Loreto),  ahora candidato a la alcaldía del distrito de San Juan Bautista.

Para el 12 y 13 del presente mes, el  frente patriótico de Loreto ha organizado un paro de 48 horas con marcha incluida por las calles de Iquitos y uno de los puntos de la agenda es la defensa de la integridad del territorio loretano, NO a la entrega de Saramiriza ni de Pijuayal. Como  una de las fuerzas que organizan esta justa protesta es Fuerza Loretana, el señor Gálvez Mondragón tendrá que estar con su líder y nos preguntamos ¿Cómo lo recibirán los verdaderos patriotas a un hombre que hace una década posiblemente  se había comprometido en cuerpo y alma con  los traidores y entreguistas de Loreto? ¿Le permitirá don Yván marchar a su lado, él que defendió nuestra patria chica? ¿No será el señor Juan Carlos Gálvez Mondragón la quinta columna de los ecuatorianos en Loreto? ¿Cómo hará don Juan  Carlos para decir que ya no es el colaboracionista de antaño? ¿Gritará esta vez en contra de los ecuatorianos y los entreguistas? o ¿sólo disimulará? ¿Estarán financiando la campaña de don Juan Carlos algunos empresarios extranjeros,     ecuatorianos, chilenos, etc? En esta vida, dice Jorge Amado, todo es posible.  Muchos  dicen que puede estar arrepentido de lo cometido, pero yo digo lo que decía mi abuelo, un viejo que peleó con los colombianos para recuperar Leticia, hijo: gallina que come huevo aunque le quemen el pico. O como dijo esa cabeza brillante que es Yván Vásquez, al referirse a sus ex compañeros de movimiento y que ahora van en otros grupos: EL  hombre que traiciona a su familia no merece ser gobernante regional ni municipal. ¿Aplicará esto a don Juan Carlos?. De todas maneras, si mi querido vecino gana en San Juan, es posible que importe gran cantidad de ecuatorianos ¿con venia del señor Vásquez?. Lo que le pediríamos a don Juan Carlos es que en vez de ecuatorianos traiga ecuatorianas, eso sí guapas, jóvenes y no feas ni tías, un poco choclonas, eso sí, con fortuna.  Si don Juan quiere demostrar que se ha arrepentido de su posible colaboración,  debe irse a colonizar con toda su familia la zona de Pijuayal y Saramiriza, como lo están pidiendo los del frente de defensa de Loreto. Que le den su machete, su hacha y que vaya a trabajar los bosques y las aguas. Tecnología en cantidad puede llevar del programa AQUAREC del Instituto de Investigaciones de la Amazonía Peruana, para producir pescado en cantidad, churos, camarones, mermeladas y yo puedo ir de asesor aunque sea gratis, de esa manera vigilo si su accionar no es de colaboracionista. A demostrar con hechos si se arrepintió. Es  increíble, cómo un regionalista y de cabeza brillante como don Yván pueda llevar en su plancha a una persona que posiblemente colaboró con su actitud con el comité cívico de los traidores de la entrega del territorio loretano. Si el licenciado no deslinda posiciones la gente dirá ¿Dios  los cría y ellos se juntan? Usted, don  Yván, tiene la palabra.