En San Juan

Una fábrica de muebles de madera, ubicada en el kilómetro 4.5 de la avenida Quiñones,sindicada de perturbar la tranquilidad pública por los descomunales ruidos que producen sus máquinas,  fue intervenida en un operativo integrado por diversas entidades que luchan contra la contaminación sonora.

El operativo fue programado por  la Municipalidad de San Juan Bautista luego de recibir una serie de denuncias sobre los ensordecedores sonidos de esta ebanistería y el poco interés de su propietario de minimizarlos, obligando  la presencia inopinada de los representantes de la Fiscalía Especializada en Materia Ambiental, los especialistas en control de Ruido de la Municipalidad Provincial de Maynas, Personal de la División de Turismo y Protección del Ambiente de la Policía Nacional del Perú y funcionarios de la Municipalidad de San Juan Bautista.

 

De acuerdo a las primeras informaciones oficiales, en el mes de febrero del presente año, ciudadano Wálter Vela Aliaga denunció que la empresaJEHOVÁ GERI E.I.R. laboraba hasta altas horas de la noche, impidiendo el descanso nocturno del vecindario por el bullicio de las máquinas cepilladoras, cortadoras, pulidoras y tornos en un ambiente abierto.

 

Pero no sólo es el ruido que perturba a los vecinos del lugar, sino que el polvillo de las maderas aserradas se introduce en sus casas. Sin embargo, el operativo se justificó porque el propietario de esta empresa maderera volvió hacer caso omiso de una segunda denuncia y de una inspección municipal.

 

En el operativo se midió el nivel de decibeles de las máquinas. De comprobarse que el ruido estaba por encima de los parámetros normales, el propietario podría recibir una sanción, incluso que se le suspenda su licencia de funcionamiento.

 

De acuerdo a las declaraciones de la Jefe de Salubridad de la comuna de San Juan Bautista, Ana Rodríguez Veintemilla, los operativos contra los bares, discotecas, empresas, etc. que producen ruidos por encimas de los niveles normales, continuarán en forma inopinada.