•  Seguido del paro de 72 horas cumplido hasta ayer jueves.
  • Comitiva de Fiscalía, Capitanía de Puerto, asesores y líderes indígenas se reunieron en la zona.

El paro de 72 horas de las organizaciones de las Cinco Cuencas se cumplió el día de ayer jueves 08 de febrero, aunque desde el día miércoles a través del asesor indígena José Fachín en conferencia de prensa se conoció que seguirían de largo enlazando una huelga indefinida, por lo que la medida de lucha, continúa.
En tanto que ayer, luego de conocerse que varias barcazas de Petroperú y una lancha con pasajeros habían sido retenidas, tras gestión del Capitán de Puerto de Iquitos, comandante Francisco Vílchez, en la Fiscalía y en coordinación con el asesor Fachín, salió una comitiva hacia el río Marañón, en el intento de solucionar los impases.
Se conoce que salieron ayer en una avioneta y que el retorno estaba previsto hasta las seis de la tarde. Hoy se deberá conocer mayores detalles de la visita realizada y las soluciones dadas al conflicto en la navegación fluvial, tras la ahora huelga indefinida indígena.
Se recuerda que la agenda de reclamos de las Cinco Cuencas, tras los incumplimientos del Estado, son: 1. Estudio independiente del oleoducto, 2. Ley del monitoreo ambiental, 3. Remediación integral del Lote 8 y 192, 4. Revisión de las obligaciones de la empresa en el Lote 8.
Además el punto 5. Compensación por 40 años de actividad petrolera (plan de vida indígena y proyectos, 6. Comisión de la verdad, y el punto 7. No a la criminalización de la protesta.
También sustentaron que si bien es cierto se trabajó en el marco de una Comisión Multisectorial y que como resultado se dio inicio a un Plan de Inversión Especial, se debe comunicar con transparencia y claridad al respecto.
Demandan se invierta de manera extraordinaria en las cuencas afectadas, como para compensar y mitigar los impactos de más de 4 décadas de actividad petrolera irresponsable.
Agregaron que la mayoría de los proyectos propuestos no cuentan con presupuestos asignados, ni plazos para la ejecución. No se respeta la mirada indígena. Se propone elaborar planes de vida postpetróleo en todas las cuencas.
No se puede aceptar más dilatación del tiempo. Los pueblos indígenas, sí han puesto mucho esfuerzo y fe en dialogar entre pares, pero solo se ha visto el incumplimiento de muchos gobernantes y ahora se ve otra vez poca seriedad en los compromisos asumidos.
(Diana López M.)