Por: José Ángel Verea Chávez

Ppino Verea Fotoshock - copiaLas emisoras de radio que se escuchaban en Iquitos, allá por la mitad del siglo pasado, fueron señales extranjeras. Las radios de Colombia invadían el espectro radioeléctrico de esta ciudad. La gente estaba acostumbrada a escuchar Radio Pacífico de Cali, Estación Nueva Granada de Bogotá, Radio Belgrano y la WWURL de Buenos Aíres, Argentina, entre las emisoras peruanas como Radio Central, Radio Libertad, Radio Nacional, Radio Colonial, Radio América donde los aficionados a la hípica, domingo a domingo escuchaban las transmisiones de las carreras de caballos, que se hacían desde el hipódromo de Santa Beatriz y posteriormente desde Monterrico. Otras señales que se sintonizaban con gran nitidez fueron de Radio del Pacífico y Unión, Radio Nacional y Minería de Chile, Caracol de Colombia, la BBC de Londres y la Voz de Estados Unidos de América.

Pero lo que llamó la atención a un jovencito llamado Augusto Rodríguez Linares, que cierto día cuando retornaba de su colegio, el antiguo San Agustín, fue escuchar en los receptores que captaban esas emisoras del mundo, una señal con regular potencia, de una emisora que se identificaba como Radio “Sargento Lores”, teniendo como locutor una voz varonil de regular dicción.

Los jóvenes de ese entonces, entre ellos Tito Rodríguez, aficionados a este medio de comunicación, pronto averiguaron que esa transmisión provenía de un predio ubicado en la quinta cuadra de la calle Sargento Lores donde funcionaba el área de comunicaciones de la División de Selva y que, un capitán del Ejército, quien era el jefe de dicha dependencia, utilizando equipos desechados, armó un transmisor que, ayudado por un tocadiscos casero, lo que se llamaba un pick up, enviaba señales al espacio que captaban los sorprendidos oyentes de la todavía pequeña ciudad de Iquitos. Su señal aparecía, -según parece- de acuerdo a los ánimos de este novel locutor loretano. Unas semanas más tarde, la señal desapareció para siempre, la que se hacía extrañar por sus seguidores que ya estaban cansados de escuchar emisoras afuerinas.

Radio Sargento Lores, podría considerar como un intento frustrado de hacer radio en Iquitos, por eso, viendo cómo esta urbe iba creciendo, el gobierno central, en ese tiempo la dictadura del General Manuel Odría mandó instalar en 1,950 Radio Nacional del Perú. En el cielo de Iquitos ya había una señal propia, emitida desde su suelo. Sus estudios estaban ubicados en un ambiente del tercer piso del Palacio Municipal en la calle Napo segunda cuadra, frente a la Plaza Mayor.

Su planta transmisora se levantaba en Punchana frente a lo que hoy es la Plaza Miguel Grau. Un dato curioso es que para garantizar su audiencia, la administración de esta estación estatal, instaló dos poderosos parlantes de bocina, uno en la plaza de Armas y otro en la Plaza 28 de Julio. En esta emisora, lucieron sus voces, los locutores José Mauro Llerena Perea y Manuel Iwamoto Pacaya. A los parques antes mencionados, la gente acudía noche a noche a escuchar música, temas universales como Candilejas, La canción del Molino Rojo, el famoso tema Osito de Felpa de Mario Cavagnaro cantado por Jesús Vásquez y todas las canciones de moda de aquel entonces. Además, estaban quienes gustaban de las radionovelas “Lobo de Mar” y “Sandokán, el tigre de la Malasia. Tal era la potencia de sonido de los parlantes de Radio Nacional que llegaba hasta Huasca barbasco, lo que hoy es parte de la calle Leticia.

Además de los ya mencionados locutores estatales también figuraban: Raúl Coblentz Lazo y Luis Demetrio Carbone-Mora, este último encargado de anunciar los conciertos de música clásica.

Radio Loreto

Está en el aire desde el 26 de julio de 1,953.

Fue propiedad de la Organización Roberto Cruzado Ossio. Tuvo entre su personal a destacados locutores, periodistas y operadores. Su programación estaba dedicada exclusivamente al ámbito citadino. Emblemático fue el programa Hora Deportiva que transmitió todos los partidos del descentralizado del fútbol peruano, mientras el equipo de Asociación Deportiva Profesional CNI estuvo en esta categoría. Edward Abecasís Mori, fue promotor en este gran despliegue periodístico deportivo donde brillaron Víctor Velásquez Cárdenas, el Amauta del periodismo de Loreto, Carlos García Ruíz, Miguel Villa Vásquez, entre otros.

Esta emisora, fue la que mayor producción de programas tuvo, tanto en cabina como en auditorio.

Fue un semillero de grandes voces de la locución loretana, comenzando con Álvaro Mesía Velásquez, Luis Ángel Pinasco Riess, quien se inició en esta emisora allá por 1,957. Tenía un conjunto musical estable.

Por sus micrófonos desfilaron periodistas de grato recuerdo como Héctor Vargas Haya, el creador del famoso Campeonato Pelota de Trapo, donde niños menores de 12 años demuestran sus habilidades futbolísticas.

Han prestado sus valiosos servicios en esta emisora consagradas figuras de la locución, periodismo e intelectualidad loretana. Álvaro Mesía Velásquez, Carlos Arévalo Pezo más conocido como “Ahuiche, Leonardo Ruiz, Luis Barbarán, Rosita Nilson, Amelita Dávila, Carlos Humberto López Malaverri, Atilio Soto, Luis Ángel Pinasco, Geraldine Márquez, Mario Braga Nascimento, Fieravanti, Edward Abecasis Mori, Víctor Velásquez Cárdenas, Carlos Aquiles García Ruiz, Ernesto Fernández Nunes-Llerena, Oscar Olavarría, José Verea, entre otros.

Esta emisora también contó con diversos programas de entretenimiento como el famoso juguete cómico CUIDADO ON, bajo la producción, dirección y actuación de Tito Rodríguez Linares contando con la brillante participación de Rosita Nilson Vela, Carlos Humberto López Malaverry, Oscar Olavarría Saldaña y Artidoro García Fernández. Fue en Radio Loreto que Mario Braga produjo radionovelas de aventuras en la milenaria selva peruana, contando con el elenco de la propia emisora. Su actual propietaria es Delia Teresa Cruzado Solari.

RADIO ATLÁNTIDA

La radiodifusión en Iquitos toma un auge inesperado con la instalación de Radio Atlántida de propiedad de don Julio Reátegui Burga, un empresario que no dejó pasar la oportunidad de instalar una emisora que no solo surcaba los aires del cielo amazónico sino del Perú y el mundo.

Es en 1,957, que Julio Reátegui Burga logra inaugurar Radio Atlántida, con planta transmisora en terrenos ubicados detrás de la Unidad Escolar Mariscal Benavides en el que se instalaron sus tres transmisores: uno de onda media o larga y los otros dos en las bandas de 60 y 31 metros, llegando así hasta los más recónditos pueblos del mundo y llevando la voz de los loretanos.

Sus estudios fueron instalados en los altos del Restaurant “La Peruanita” de propiedad de la familia portuguesa de apellido Goncálvez, en la calle San Martin, frente a la plaza 28 de Julio, de donde en 1962 se trasladó a su local propio de la cuarta cuadra de la calle Arica.

Esta potente emisora, hacía honor a su spot o característica de identificación que señalaba que era tan majestuosa como el Amazonas por su alcance y potencia.

Radio Atlántida cubría el mundo entero, porque sus oyentes de todos los continentes reportaban su sintonía mediante cartas y telegramas que llegaban a sus estudios incansablemente. Mantuvo rivalidad con Radio Loreto, porque cada una se esmeraba por ser la mejor.

Desde su inauguración hasta sus días finales Radio Atlántida contó con una pléyade de locutores símbolos de una época de oro de la radiodifusión amazónica: Manuel Obregón, Germán Peralta Tam, José Vildoso Lack, Carlos Paccioni Ureta, Dora Silva Sánchez, César Augusto Salinas, Víctor Raúl Hidalgo Morey, Luis Salazar, Íbico Nicolás Rojas Rojas, Artidoro García Fernández, Manuel Iglesias Noriega, Tito Rodríguez Linares, Harry Horacio Rengifo García, Manuel Iwamoto Pacaya, Rusbel Vásquez Cohelo, Manuel Ruiz Iberico, Walter Leguía Rojas, Kiko Arévalo, Manuel Aguilar Torres, Harvey Panduro Rivadeneyra, entre otros.

RADIO ECO

Su primer propietario fue Fernando Reátegui Scavino, también propietario y director del diario EL ECO.

El corte de su programación era sobrio y elegante. Entre sus locutores estuvieron Enrique García Peixoto, Andy Chú Vela, Pablo Rojas Montalván, Alejandro Vásquez Pérez, José Verea, Hugo Ríos. Su director artístico fue el periodista Isaías Gómez Linares, quien años más tarde fue a trabajar en Naciones Unidas en Lima.

Esta emisora pasó por varias manos. Reátegui Scavino la vende a Jorge Alegría del Águila, prominente acciopopulista, convirtiéndole éste, en vocero del Gobierno de Fernando Belaúnde Terry. En la dirección de Radio Eco, en este período, estuvo Gilberto Alván Acosta. Luego, pasa a propiedad de Julio Reátegui Burga, quien ya tenía Atlántida y La Hora, esta última de efímera existencia.

Pero, cuando el Gobierno Revolucionario de la Fuerza Armada, decreta que quedaba prohibido que una persona natural tuviera en propiedad más de una emisora de radio en un mismo departamento, Julio Reátegui vende Radio Eco a Marcos Panduro Rivadeneyra, quien en sociedad con Augusto Rodríguez Linares, la sitúan como un referente en información periodística y deportiva. Radio Eco, ya no existe.

RADIO AMAZONAS

En ese mismo tiempo de los años 60, radio Amazonas, al igual que Radio Continente de Lima, es voz del partido aprista peruano. Un grupo de compañeros de Iquitos, antiguos militantes del Partido de Haya de la Torre, entre ellos Benigno Solsol Eguren, Máximo Meléndez Cárdenas, Manuel Rodríguez, Rafael Eguren Ordosgoitia, Rafael Hernández de Souza, Guillermo Rengifo Gómez, forman una empresa que adquiere tres transmisores nacionales que se instalan en lo que hoy es la Urbanización Las Ninfas en la Avenida Abelardo Quiñones y construye modernas oficinas en la cuadra 9 del Jirón Lima, hoy Próspero, destinadas a los estudios de la flamante emisora que fue bautizada como Radio Amazonas.

Después de su sencilla inauguración a mediados del año 1,963, Radio Amazonas inicia sus actividades con la llegada de su flamante director gerente: Íbico Nicolás Rojas Rojas. Una de las primeras contrataciones del inteligente director, fue a la dupla conformada por Manuel Iglesias Noriega y Tito Rodríguez Linares, ambos militantes apristas, que después formaron parte de uno de los programas más sintonizados de la radiodifusión del oriente peruano: “Shicshi y Ashishito”, los personajes que nunca pierden diciendo la verdad.

Por razones económicas, la empresa propietaria de Radio Amazonas en el año 1,966, realiza un contrato con Radioprogramas del Perú, RPP, donde la voz principal era David Odría, para transmitir sus programas grabados en el horario de 10 de la mañana a 10 de la noche, que incluía variadas radionovelas, shows, noticias, programas musicales, entrevistas, etc.

Los programas de RPP, venían grabados en cintas magnetofónicas, que un trabajador de la radio recogía en el aeropuerto y las llevaba a la planta de la estación, donde estaban instaladas las reproductoras. Por otro lado Radio Amazonas seguía con su programación, en las bandas de 31 y 60 metros.

La emisora fue clausurada por el gobierno de Juan Velasco Alvarado y después, entregada al entonces alcalde de Maynas Jorge Luis Donayre, quien la activó con el nombre de Radio Samarén. Cuando el gobierno democrático de Fernando Belaunde Terry decide devolver las estaciones de radio, requisadas por el gobierno militar, la primera emisora en devolverse a sus propietarios fue Radio Amazonas, la misma que después fue vendida a Teddy Raúl Bendayán Díaz, concuñado del Máximo Meléndez Cárdenas. En sus manos, Radio Amazonas terminó su existencia.

Trabajaron en esta empresa, además de los ya mencionados, Andy Chú Vela, Manolo Soria Bazán, Moisés Chang Macedo, Juan Saldaña Rojas, James Beuzeville Zumaeta.

RADIO MARIANA

En la parroquia de Santo Cristo de Bagazán funcionaba una imprenta que editaba el semanario VERDADES CRISTIANAS que se distribuía en toda la ciudad, mostrando un gran afán por la difusión del catolicismo, por lo que la parroquia, con el visto bueno del Vicariato, instala en su propio local frente a la puerta de ingreso al Hospital Militar Regional Santa Rosa, una emisora de buen alcance que, además de los pasajes bíblicos, difundía la misa dominical desde la Iglesia Parroquial.

Uno de sus primeros locutores fue el joven Edward Pinedo Chung. En esta emisora aparece una de las grandes revelaciones de la radiodifusión loretana: PABLO ROJAS MONTALVÁN, difundiendo programas musicales con un estilo peculiar que le hizo ganar gran sintonía y popularidad en ese entonces.

RADIO LA VOZ DE LA SELVA

Años más tarde por una decisión de los vicariatos de Iquitos e Indiana, Radio Mariana pasa a formar parte con Radio San José de dicha localidad, la que es hoy Radio La Voz de la Selva.

Sobre esto, el profesor José BarlettiPascuale tuvo la gentileza de proporcionarme importantes datos que paso a mencionar.

En 1971 los dos Vicariatos decidieron la fusión de sus emisoras. Radio Mariana estaba dirigida por Jesús San Román. Se conformó una institución, IPSA (Instituto de Promoción Social Amazónica), con su directorio. Algunos miembros del directorio fueron designados por el Vicariato de Iquitos y otros por el Vicariato de San José de Indiana. Por el Vicariato de Iquitos estuvieron Jesús San Román, el doctor Jorge Sibina y Joaquín Planas. Por el Vicariato San José estuvieron Gumercindo Shupingahua, Alfredo Giulffo y José Barletti. El Directorio, a propuesta de los dos obispos, designó a éste último Director-Gerente, cargo que desempeñó hasta 1975.

La implementación de la fusión, me dice Barletti, fue apasionante. Se trataba de crear una emisora cultural, ya no una radio escuela. Ya había pasado esa onda.

Durante varios meses de 1972 nos dedicamos a preparar la salida al aire de La Voz de la Selva. Monseñor Guibord, inspirador de la fusión, había hecho traer de Alemania a Wolfgang Moeller, un joven técnico especialista en implementar emisoras de radio. “Recuerdo el esmero que puso día a día. Gracia a él tuvimos unas instalaciones de lujo, muy técnicamente realizadas. Los equipos eran lo último que había en el ramo. ADVENIAT y MISEREOR, organizaciones de la Iglesia Católica Alemana, se portaron a lo grande. Con los aportes adicionales de Desarrollo y Paz de Canadá se creó un importante fondo. Recuerdo que monseñor Guibord me dijo que no íbamos a tener ninguna limitación económica. Por eso decidimos desde el comienzo que no tendríamos nada de propaganda. Nuestra solvencia económica nos permitió conformar un buen equipo de comunicadores. Algunos de ellos eran voces conocidas como Rosita Nilsson y revelaciones como Marinita Díaz. Teníamos largas jornadas de reflexión. Estaba por crearse una emisora cultural en Iquitos. Jamás desperdiciamos dinero. Se utilizaba todo lo que se necesitaba. Era un ambiente de plena transparencia. Eran tiempos de mucha limpieza.

Los dos Vicariatos habían decidido que se iba a instalar la oficina en una parte del local de la Parroquia de Fátima. Recuerdo que habían tomado la decisión, sin tener la aceptación del padre Diego Natal Juan, el párroco. Una de mis primeras tareas fue convencer al padre Diego. No fue fácil, pero una persona de tanta calidad humana como él no pudo resistirse a participar en el proyecto de la emisora cultural.

Había que abrir una puerta en la calle Abtao. No recuerdo por qué razón la hicimos angosta. Evidentemente no tenía número. Recuerdo que el día en que abrimos la puerta, crucé la calle para ver el número de la casa que estaba al frente, que eran números pares. Se me ocurrió que nos tocaba ser 255 y le pusimos ese número. En realidad, cada cosa que hacíamos era con la lógica de que, era algo muy grande lo que estábamos creando: una emisora de nuevo tipo que contribuyera a que nuestro pueblo tuviera voz y que defendiera los intereses de los pobres.

Termino esta apretada memoria que me ha pedido mi amigo Pepino Verea, con una anécdota. Ya estaba funcionando la emisora y un día me dice monseñor Guibord que ya no hay dinero, que ya se había acabado y que era poco lo que iba a poder conseguir. Nos cayó como un baldazo de agua. Wolfgang Moeller nos dijo que si poníamos propaganda se regresaría a Alemania. Así sucedió. Tapándonos la nariz comenzamos a vender publicidad. Sin embargo, en estos 43 años de existencia nunca la línea de la emisora se ha visto condicionada por la publicidad”. Gracias a Barletti por este gran aporte.

 

Bien, por los años de la década del 80, comienzan a aparecer las emisoras en Frecuencia Modulada. La primera que tuvo salida en esta frecuencia fue La Voz de la Selva, luego Atlántida con una FM Stéreo, siguió Loreto, luego Tigre y, muy cerca al presente, las actuales que están en el aire.

En lo que se refiere a televisión, tenemos un viejo recuerdo. La instalación de un canal experimental de televisión: Canal 6, con programación enlatada grabada en cintas de vídeo de dos pulgadas y películas en 16 milímetros. Sucedió que para celebrar un aniversario más de la instauración del Gobierno Revolucionario de la Fuerza Armada, había que darle un caramelito a Iquitos. Vendría Canal 7 con su unidad móvil que transmitía por microondas su señal hasta la estación central. Esta ciudad no contaba con tal estación. Entonces para que la mayoría de la población viera los actos oficiales con la presencia del Presidente Juan Velasco Alvarado, Canal 6 sería la vía. Se instalaron televisores en las plazas públicas y en lugares alejados de la ciudad. La señal de Canal 6 con los actos celebratorios de la revolución estaba ahí. Su primer administrador fue Javier Schiaffino Cebrián, a quien sucedió José Luis Alberto Alosilla Velasco-Ruiz de Castilla.

Más tarde, este primer ensayo se convirtió en Canal 7, el único medio local que transmitió un Mundial de Fútbol (Argentina 78), en directo con su propia parabólica y con un elenco de narradores, comentaristas y locutores de Iquitos, entre los que estaban Tito Rodríguez Linares, Ramón Alfredo Orbe Sánchez, Edman “Chicho” Vértiz Alarcón, Víctor Manuel Velásquez Cárdenas y José Ángel Verea Chávez.

Por esos años se instaló Panamericana Televisión con programación enlatada. Los programas se veían en Iquitos, una semana después de haberse visto en Lima.

En 1,984, el empresario loretano José Silfo Alván del Castillo, en compañía de otros, funda Amazónica de Televisión, un proyecto netamente regional. La implementación de este canal fue de primer orden. Cámaras profesionales, control master, iluminación programada. Su programación aparte de algunos realizados en sus estudios, inicialmente fueron películas transmitidas de América, después pasó por uno y otro canal para hacerse de películas. Continúa en el aire.

Mucho más adelante, comenzaron a aparecer las señales de otros canales locales.

Nota del autor: Con el agradecimiento por sus valiosos aportes a Augusto “Tito” Rodríguez Linares (Shicshi) y Prof. José Barletti Pascuale.