• Extranjeros ya fueron identificados y serían intervenidos en las próximas horas
  • Están involucrados suboficial y oficial del Ejército Peruano
  • Culminaron investigaciones y solicitarán prisión preventiva para malos elementosfusil galil

Una fuente digna de todo crédito informó a ‘La Región’ que ayer culminaron las investigaciones sobre el robo de 18 fusiles Galil de la base del Ejército Peruano «Batallón de Material de Guerra Nro. 115», ubicado en la carretera Zungarococha al iniciar el año 2016.
Se confirmó que los responsables de las indagaciones han estado trabajando con un informante que estuvo aportando a la investigación y que dio datos que podrían revelar la responsabilidad de varias personas, entre ellas un suboficial y un oficial del Ejército del Perú.
Al finalizar la jornada de ayer, las autoridades encargadas, en este caso los representantes del Ministerio Público, ya habrían solicitado la prisión preventiva para estos dos malos elementos de las Fuerzas Armadas debido a las pruebas que tienen.
También se dejó claro que hay personas naturales que están involucradas en el robo del armamento, pero por el momento solo se les formalizará la denuncia.
Del mismo modo, de acuerdo a los datos que dio el informante, los fusiles habrían ido a parar en manos de ciudadanos de nacionalidad colombiana que también ya fueron identificados, y que en el transcurso de las horas se realizaría una intervención policial en Iquitos.
No se sabe aún si los fusiles siguen en el Perú o ya cruzaron la frontera, eso se conocerá cuando intervengan a los colombianos.
Cada fusil Galil en la frontera tiene un valor en  el mercado negro de 5 mil dólares, pasando la zona tripartita sube su precio a 15 mil dólares. (GL)