• Víctima sufría de epilepsia

Era conocido por todos los vendedores del mercado “Moronacocha”. Un hombre de 45 años perdió la vida la madrugada de ayer tras caer a un pozo de tres metros de profundidad cuando intentaba sacar agua para llenar envases y limpiar las mesas de algunos comerciantes que requerían de su servicio.

El infortunado fue identificado como Aníbal Rosales del Águila, quien murió ahogado minutos después de sufrir una convulsión debido a la epilepsia que padecía. El hecho ocurrió ayer  cerca de las 3 de la madrugada, pero fue encontrado una hora después cuando los comerciantes estaban  listos para empezar sus faenas diarias.

Tras enterarse la lamentable noticia por los medios radiales, la madre del hombre llegó hasta el lugar con lágrimas en los ojos y mostrando mucha pena por lo sucedido con su hijo, “algo presentía, le dije a mi hijo que hoy día no se vaya a trabajar, que por su enfermedad él no estaba para hacer este tipo de trabajos, le dije que no viniera, le dije y ¿si te pasa algo? y mira como lo encuentro, muerto. Pero en fin, no se puede hacer nada más contra la voluntad de Dios, si Él se lo quiso llevar, será por algo”, dijo muy acongojada la progenitora.

Hasta el lugar de los hechos llegaron agentes policiales de los “Halcones” y luego personal del Ministerio Público, quienes realizaron el levantamiento del cadáver y lo trasladaron a la morgue central para la necropsia de ley.

(C. Ampuero)