• Profesores se dirigían  rumbo a TrompeterosFoto naufragio 2

Una mala maniobra del motorista debido al sobrepeso de pasajeros y cilindros de combustible que llevaba consigo, hizo que el deslizador naufrague junto con las 8 personas que transportaba, quienes por poco mueren ahogadas en las aguas del río Marañón, frente al caserío San Regis.
El yate de propiedad de la Sub Región de Educación de Loreto-Nauta, desapareció en las turbulentas aguas del citado río por varios minutos, la desesperación hizo presa de los ocupantes de la embarcación, pero fue la tranquilidad de cada uno de ellos que hizo que tomen las cosas con calma,  logrando salvarse.
Los 7 profesores y el motorista fueron rescatados por pobladores del centro poblado  San Regis, quienes utilizaron 16 canoas para que se logre un eficiente trabajo, de este acción también colaboraron personal policial de la comisaría «Silva Merino» de este centro poblado.
Fue a  las 8:30 de la mañana que una comisión del grupo de monitoreo de UGEL-Nauta salió a visitar las diferentes comunidades para la evaluación  censal de estudiantes del segundo y cuarto grado de educación primaria de estudiantes Intercultural Bilingüe (EIB-2916).
En el bote deslizador se encontraba Miguel Ángel Luño Rodríguez representante del grupo de monitoreo de la Ugel, quien acompañaba al grupo, este censo tenía como objetivo garantizar la evaluación así como el monitoreo de la permanencia de docentes y directores en la zona del río Corrientes, distrito de Trompeteros.
Tras conocer el sinestro,  el profesor Félix Jesús Bautista Curahua,  director de la  UGEL-Loreto Nauta, junto con una brigada de salud, se trasladaron a la zona para apoyar en el rescate  de los maestros-especialistas, no reportando personas fallecidas, pero si pérdidas de material de trabajo.
Las personas rescatadas fueron identificadas como Madelith Chuquipiondo Torrejón,  Miguel Luyo Rodríguez,  Wilmer Sinti Fababa, Gloria Ramírez Ramirez, Eduardo Valera, Ademir Corimaya Llanque y Cristian Aquije Rojas, todos ellos especialistas de la UGEL-Loreto Nauta, así como  Ismael Shahunao Saboya (motorista), quienes fueron llevados  a la ciudad de Nauta para que reciban atención médica y psicológica.
(C. Ampuero)