• Cargo recayó por segunda vez en el consejero Edinson Guerrero Sánchez (MIL). 

Cuando todo parecía indicar que el consejero delegado para el periodo 2018, sería el cirujano dentista Roberto Adrián Pérez (AP), a la hora de la elección dos consejeros le dieron la espalda. Ambos le habían prometido darle sus votos: Marco Antonio Vásquez Soplín, de Ramón Castilla y su paisano quien hasta el último martes fue el consejero delegado Javier Álava Floríndez, de Alto Amazonas.
Seis votos fueron para el consejero Edinson Guerrero Sánchez, quedando Roberto Pérez, en segundo lugar, con cinco votos. Nadie votó por Fernando Valencia, que también fue propuesto. Concluida la votación cada consejero tuvo la palabra para felicitar o acotar alguna observación. Roberto Pérez, quedó herido por la “traición” de quienes le ofrecieron su voto. Expresando lo siguiente.
“En democracia hay que respetar lo que manda la mayoría. Yo lamento que después que muchos me dijeron “estamos contigo, vamos a darte nuestro apoyo”, luego hayan cambiado su parecer. Todos han sido convocados a dialogar con el gobernador, desde ahí yo presumía para qué era. Era para desde ahí designar quién debería ser el próximo consejero delegado.
Una vez más acá se nos ha impuesto a nuestro consejero delegado. Mas recuerdo las palabras de un colega que me dijo: “yo voy a darte mi voto así que también que me ofrezcan no voy a torcer mi voto”. Espero que haya sido un voto de conciencia, no un voto que haya sido influenciado por algunos factores monetarios. Estoy seguro que en estos momentos alguien ya le ha comunicado al gobernador que ha emitido su voto, como él ha querido. Es el último año y le deseo suerte al ganador porque ha sido la decisión mayoritaria, pero no es la decisión propia de algunos consejeros”, expresó el consejero Roberto Pérez.

HABLÓ EDINSON
GUERRERO.
“Haré fiscalización, pero una fiscalización disciplinada”, prometió.
“Estamos en democracia y ésta es una institución parte de muestra democracia. Se nos elige a través del pueblo para representar a las provincias. La tarea esencial, elemental, de los consejeros es la función de fiscalizar y ese trabajo es nuestro deber el cumplir. Cada consejero tiene que hacer su trabajo de fiscalización, pero sin mezquindad, sin chantaje, que esté acorde a las normas y leyes como lo dice la ley orgánica de los gobiernos regionales”, expresó.
Por su parte Fernando Valencia, ex consejero de Fuerza Loretana, señaló:
“Este año se denomina “Año del diálogo y la reconciliación nacional”. Yo recuerdo cuando el pueblo dio el mandato al MIL, entonces se hablaba que el consejero delegado tenía que ser de Fuerza Loretana. En ese primer año el consejero Roberto Pérez, manifestó que el MIL también debía tener el consejo regional porque ellos habían ganado las elecciones. Ahora supone que ha habido monedas de por medio. Entonces antes no decía eso. Que explique si en esa época había monedas o era época de vacas flacas o vacas gordas”, acotó Valencia.
Roberto Pérez, le respondió. “No me arrepiento de eso y lo volvería a hacer. Yo no he sido frontal, he denunciado hechos de corrupción de manera concreta, con pruebas. Nunca he salido a denigrar al gobernador regional. Usted (le dijo a Valencia) iba a ser presidente del consejo regional y hubo un testigo, un abogado barbón de apellido Tello, que me invitó a comer cebiche y delante de un consejero me ofreció dinero para sumarme a la línea verde para ser mayoría.
¿Qué les dije? Que no se trataba de dinero, sino de conciencia. Yo jamás me he reunido con el gobernador para ver a quién elegimos. A ti nada te he pedido, nada a cambio. Me hablaste que ibas a postular para consejero delegado y me comprometí en darte mi respaldo. Yo reitero, creo en la democracia, pero lamentablemente está en mi celular y en la de la mayoría de ustedes, las invitaciones para ir donde el gobernador para que se decida. ¿Para qué otra cosa iba a ser?”, refirió Pérez.
Marco Antonio Vásquez, agregó: “En democracia hay que aceptar. Yo en ningún momento me he reunido con el gobernador, éste es mi voto de conciencia, creo que así es la política, estamos en democracia y quiero aclarar al consejero Roberto Adrián, que no he recibido ni un céntimo para dar nuestro voto”, concluyó.
El consejero Aliardo Solsol, también se pronunció.
“Respetamos la elección de la mayoría, pero al mismo tiempo quiero invocar al consejero Edinson, que en esta gestión 2018 de un giro de 360 grados comparando a la gestión desastrosa que tuvo en el 2016. Incluso él mismo decía a finales del año 2016 que estaba cansado, que no veía el día en que terminara su gestión. Entonces ahora que se dedique a hacer viable el trabajo de los consejeros regionales, que no solo se aboque a los asuntos personales que tiene me parece en el gobierno regional”, le aconsejó.
El consejero Óscar Vásquez, quien votó por Roberto Pérez, indicó: “En democracia, según los políticos actuales, todo se respeta. Yo voy a respetar porque vivimos en una democracia prostituida. Votamos por Roberto porque queremos cambios en este gobierno regional. Hay políticos que dicen nunca recibí nada de Odebrecht, ahí está Toledo, Villarán, Alan, PPK, Keiko. Políticos que dicen “di mi voto por conciencia (aludiendo quizá a Marco Antonio), no recibí nada” y en política nadie nos cree. Para el pueblo todos los políticos somos corruptos.
El consejo regional es un órgano de gobierno, pero siempre nos han impuesto a los asesores, a todos los que han querido. Acá todos estamos en la posibilidad de asumir el cargo ¿Por qué en cuatro años solo se ha elegido a los dos consejeros? ¿Acaso el resto no tiene capacidad? Acá hay intereses, pero siempre Dios nos va a ver nuestra forma de actuar, nuestra conciencia. Si los consejeros le han dado su voto, están en su derecho. Acá vienen a decir únicamente que han dado su voto por conciencia, les respeto, pero no les creo”, finalizó Óscar.
Finalmente, el consejero delegado Javier Álava, llamó al nuevo consejero delegado Edinson Guerrero, para tomarle el juramento correspondiente.