• Declaró el presidente de Feconaco Eduardo Montero.
  • Agregó que el Estado los trata como a “niñitos de la calle… abandonados”.
  • No descartan intensificar la medida de lucha con el cierre de todos los pozos petroleros. 

Arrancó la paralización de las cinco cuencas que involucra a varios pueblos indígenas asentados en diversas zonas de donde se extrae el petróleo en Loreto. Se sienten defraudados del gobierno actual porque no ha avanzado nada en la promesa hecha en Saramurillo. Una “hamaca más” señalan. Las cuencas han sido tomadas al 100% y la medida de protesta durará hasta el día jueves (72 horas).
“Este es un paro preventivo por el incumplimiento de los acuerdos firmados entre el gobierno y mis hermanos. El Estado no responde o recién hace caso cuando ocurre algo parecido a la protesta de la sierra. Parece que el Estado espera que algo pase para recién ceder o llegar a una solución.
La idea no es solo dialogar, sino que vengan con algo concreto. Tenemos miles de reuniones y nunca se llega a un resultado bueno. Acá se quiere una comisión, pero que dé una solución inmediata, no queremos más mesas de diálogo. El gobierno quiere hacer ver como que están dando presupuesto y están mejorando las cosas y no es así, son proyectos que se han hecho en otros gobiernos.
Acá hay que ser claros. Si dentro de esta protesta no hay una solución concreta se vendrá algo más fuerte, quizá paralización total de los pozos petroleros y 0 movimiento, no sabemos si eso es lo que están esperando.
No sabemos por qué el Estado siempre nos trata así. Nos trata como a muchachitos abandonados de la calle, cuando nosotros también somos parte del Perú y más bien somos los perjudicados con una contaminación petrolera extrema. Los que se benefician al final con los millones de dólares que sacan del petróleo de Loreto, son los que viven en otras partes.
Nuestras cuencas siguen contaminadas, sin animales, seguimos sin poder comer nada sano porque están contaminados. Nos están matando lentamente y el Estado sigue diciendo que protestamos porque queremos algo por debajo y eso no es así, lo que exigimos es que respeten nuestros derechos”, concluyó Montero.