• Puntualiza el vocero del comité de defensa del agua Prof. José Manuyama. 

Al hacer un balance respecto al año que se va referente a la lucha ambiental existente, a fin de impedir que empresas explotadoras de recursos naturales, extiendan sus prácticas en un territorio tan vulnerable como la Amazonía del Perú.
“Los procesos contra los que infringen la norma ambiental, siguen intocables. La deforestación no se ha incrementado de Tamshiyacu, pero también no ha sido sancionado nadie. Ningún personaje de la empresa está sentenciado, y encima renunció el fiscal Ormeño, de medio ambiente. Todo eso debilita la vigilancia ambiental y el funcionamiento correcto de las instituciones.
El caso de la cuenca del Nanay, las amenazas están latentes durante todos estos años. Sino sacan petróleo de ahí es porque la población se ha movilizado. La empresa Gran Tierra, mantiene vigentes el proyecto de sacar petróleo pese a los riesgos que eso significa. Los problemas están ahí asechando como siempre. La minería aluvial está en el Nanay, las dragas trabajan en las noches para no ser captadas. No hay una respuesta contundente contra eso.
Digamos que el año 2017 ha sido un año donde lo ambiental no ha tenido grandes cambios. Sigue la tendencia a la sobre explotación de los ríos, de los bosques. En el tema ambiental seguimos en rojo en la Amazonía.
Pero ahí seguiremos los grupos ambientales, advirtiendo a las autoridades, a la población tal vez con la intención que crezca el movimiento y que en su debido momento el tema ambiental sea un tema primordial para todos, porque es lo único que nos puede salvar de todos los eventos catastróficos que se nos avecinan”, finalizó Manuyama.