Según las Normas dadas a conocer por la FPF, las Ligas Deportivas de Fútbol del País, ingresaron al proceso eleccionario de renovación ó ratificación de los Consejos Directivos, por un periodo de 04 años (de Octubre del 2010 a Octubre del 2014). Para nadie es un secreto, que en el fútbol han sido duramente cuestionados los dirigentes, desde la Federación (Manuel Burga) la Asociación de Fútbol Profesional (caso General Giancarini) de las Ligas Distritales, Provinciales  y Departamentales, exigiendo el cambio radical.

Todos somos testigos de los esfuerzos que hacen los dirigentes (me refiero a los que están terminando su gestión) por elevar el nivel de competencia, en el status que les corresponden, pero como siempre además de ser  la labor ardua, nunca se podrá considerar que ya se ha hecho lo suficiente. Para muchos el cambio se debe producir con dirigentes mejores y bien preparados para cumplir su mandato (conocimiento de la ley, de organización y sobre todo planificación) en una palabra, que tenga cultura deportiva. Se espera que las Asambleas de Base, no se equivoquen porque las lamentaciones, en los 04 próximos años no sirven para nada y a llorar en la playa. Infelizmente, la dirigencia deportiva tiene muy mala imagen  no solo en el país sino internacionalmente. Uno de los proyectos prioritarios de los dirigentes, que salgan elegidos, deberá ser el de la capacitación constante de los delegados de base (hay un nivel franciscano en ese sentido y es fundamental para tener una Liga mas funcional y eficiente, como desea el popular deporte en el país.

¿Cuál es el balance dirigencial del fútbol, en Loreto, en los últimos 04 años?, es una interesante pregunta de reflexión. Hemos mejorado muy poco competitivamente (observar los resultados de las etapas distrital, provincial,  departamental y Regional de la Copa Perú, como quedamos regados en el camino y el año pasado el fútbol de Pucallpa se llevó los laureles).

El único logro importante que se obtuvo fue el ingreso de CNI al fútbol de élite. La Liga Distrital de Iquitos, debe estar orgullosa porque en su seno tiene a un club en el fútbol profesional.

A las asambleas de base que tendrán  la responsabilidad de elegir, les queda dos caminos: de seguir con lo mismo ó el cambio radical.

Lo importante es decir en estos momentos y viviendo el proceso eleccionario: que la moralidad y la decencia  sean factor común constante de los que asuman la responsabilidad de dirigir los destinos del fútbol en la Región.

HACIENDO  DEPORTE………. TAMBIÉN  SE  HACE  PATRIA.