– Mencionó presidenta de la Federación Médica de Loreto
– Lo que no aceptará, señaló Maria Huilca, quien fue herida por una bomba lacrimógena en una protesta desarrollada en Lima. IMG_9771

La doctora ha cobrado reconocimiento nacional por la lucha y la voz de los médicos de Loreto que siempre la hace sentir donde vaya. Y como consecuencia de ello, la semana pasada una bomba lacrimógena le cayó en la mama derecha, justamente cuando protestaban frente al hospital del niño.
«Estamos frente a un gobierno dictador, los médicos somos el único gremio que le está haciendo frente a nivel nacional. No vamos a permitir que su reforma privatista pase, no vamos a permitir que fomente la desunión entre los médicos. Antes había una desigualdad entre los médicos de Lima con los de las regiones, ahora quiere crear la desunión dentro de las regiones. A los médicos de los hospitales se les han dado ciertos beneficios pero los médicos de periferia se quedan sin nada y ellos hacen el 65% del personal en todas las Diresas a nivel nacional.
La Federación Médica no acepta algún tipo de arreglo, el reconocimiento debe ser para el 100% de médicos, sin ninguna distinción. En cuanto a la reforma, se ha aceptado que una comisión conformada por médicos de la federación y del colegio médico; participen directamente en la reestructuración de la reforma de la salud. Por lo tanto eso significa que la aplicación de la reforma va a tardar. Respecto a los Decretos Ley del trabajo, hay uno que no quieren reconocer: a igual funciones igual remuneración.
No puede haber diferencia entre los sueldos de los médicos de EsSalud con los del MINSA y para eso van a hacer un nuevo proyecto que restituya esos artículos de la ley derogada. Está la escala salarial que la ministra de salud a pesar de haber firmado, dice que se tomará en base al consenso en base al acuerdo de los sueldos de los médicos de América Latina, aunque eso dice quedaría para el próximo gobierno» declaró Huilca.
Finalmente agradeció a todos sus colegas del Perú y la Región por las muestras de solidaridad dadas luego que recibiera una bomba lacrimógena en la mama derecha, cuando protestaba en la capital. «Mis compañeros me están monitoreando, agradezco al Dr. Beder Camacho, que está siguiendo el tratamiento, espero que más adelante no vaya a convertirse en algo malo este golpe recibido en una parte tan vulnerable como es una mama. No culpo a nadie, son cosas que pasan en el ardor de una lucha y eso nos impulsa a seguir adelante» habló la doctora.