• Declaró José Qwitgar, asesor del director general de Transporte Acuático, Juan Arrizueño.
  • Han programado una próxima reunión para el 19 de febrero. 

“Todos vamos a ser beneficiados. En todo el mundo las vías navegables reciben el aporte de la modernidad, en todos los lugares siempre se ha hecho para beneficiar a los pobladores, los ríos necesitan mejoramiento. Los pobladores de a pie de Loreto deben recibir mejores precios, en la Amazonía los precios son muy altos”, fue lo primero que dijo el asesor ante los medios de comunicación y en la coyuntura del primer día de paro de los armadores.
Lamentó la protesta que los armadores decidieron llevar adelante pese a que indican que la mayoría de los puntos planteados, habían sido resueltos, quedando únicamente el de la Hidrovía. “Lamentamos los actos que obstruyen el desarrollo de las actividades, el camino más práctico es el del diálogo. A nosotros se nos ha convocado el día viernes y hemos venido. Nosotros citamos a los armadores pero no han llegado. Tuvimos una reunión el pasado 17 de noviembre y ahora se convocará a otra para el 19 de febrero, queremos tener un diálogo permanente”, manifestó.

¿Son 95 millones de dólares que ustedes dicen invertirá el Estado, entonces quienes han concesionado luego los recuperarán en los 20 años de plazo otorgados?
-Cuando se hace un proyecto de inversión pública uno dice puede ser de inversión pública o privada, éste arrojó que quede como inversión pública porque no tiene las características que cobrando un peaje pueda ser rentable. El Estado va a hacer la obra porque es un proyecto de rentabilidad social. Es una concesión porque el concesionario…va a invertir…

¿Pero no dice que va a invertir el Estado?
-El concesionario invierte y quien le devuelve es el Estado, la obra es financiada por el Estado.

¿Recaudarán dinero a través del peaje para devolverle?
-Cuando la obra esté funcionando, de acuerdo a Ley, toda obra que hace el ministerio de transportes, tiene que contar con peaje, pero eso es para el Estado. Nunca vía peaje va a recuperar los 90 millones, porque será una tarifa social. Estamos seguros que al ser una obra social es para beneficiar al poblador, no debemos decir que es un sobre cargo.

¿Loreto atraviesa una crisis muy grande, usted habla que los armadores tendrán que cambiar sus embarcaciones, mejorarlas, tendrían que endeudarse?
-Ellos lo hacen a su propio costo en sus embarcaciones, en algún momento las deben renovar. Es ahí que ya no deben hacerlo con el diseño antiguo, tienen que cambiar al nuevo modelo, todo eso es un proceso. No es de la noche a la mañana. Es un proceso de modernización que hay que hacerlo con paciencia y ganas para gozar de los beneficios.
¿Traer carga a Loreto ya es caro, cuando se pague el peaje será más caro?
-Aparentemente si hay un cobro adicional se va a encarecer, pero nosotros que hemos hecho los estudios del proyecto demostraremos porqué trae beneficios. Demostrar en una pequeña conversación con usted, aparentemente se deduce que se encarece, pero nadie haría una obra para encarecer, sino para beneficiar.
El beneficio lo recibe al final el poblador de a pie, estamos enfocados ahí a ese poblador que debe tener un mejor servicio. Las embarcaciones necesitan ser diferentes y eso se hará en un proceso de modernización, hay que hacerlo para que con el tiempo vivir en la Amazonía no sea muy caro, ahora todo es caro.