Por: Wilozt.

Revisando unos artículos sobre el monseñor Juan Luis  Cipriani, en su sermón de Pascua de Resurrección, mirando a los reporteros, declamo: “El diablo  anda suelto, aunque se rían los periodistas; y cuanto más suelto esta, más nos quiere engañar”; por supuesto se refería  a la prensa libre, mortificado por los severos cuestionamientos, por el encubrimiento de innumerables crímenes de pedofilia.

Paralelamente, durante  la ceremonia de  aniversario de la Universidad Peruana Unión, el Presidente Alan García Pérez, expreso enérgicamente, diablos a los corruptos:…”Esos  hipócritas de la corrupción que son los sepulcros blanqueados, que pregonan y predican ser  puros, en el fondo solo tienen el demonio dentro”…”no hay mayor pecado que la hipocresía de quien se presenta como puro estando negra su alma, del que reza arrodillado  sin haber pedido perdón a su hermano”…Él (refiriéndose a Cristo Jesús nuestro señor) decía con palabras tremendas:..Generación de víboras, hipócritas, sepulcros blanqueados, blancos por fuera y llenos de inmundicias y huesos por dentro”, por supuesto se refería a los escandalosos acontecimientos, de tráfico de influencias y enriquecimiento ilícito de muchos de los servidores públicos de su gestión.

El fenómeno de la corrupción o enriquecimiento ilícito en la administración pública ha alcanzado dimensiones desproporcionadas producto de una voluntad política permisiva ante la depredación del erario público y la ineficacia de nuestra legislación para sancionar a los funcionarios que en el ejercicio de sus funciones se enriquecen ilícitamente.

Son muy escasos los funcionarios que ejercen un cargo público y al término del mismo no sean ya millonarios, creando de esta forma un negativo precedente para las futuras generaciones, y socavando la moral de todo un pueblo que flaquea en la consistencia necesaria para mantener la lucha contra la corrupción.

La corrupción administrativa se ha incrementado durante las últimas cuatro décadas – aunque ha existido desde los inicios de la vida Republicana- específicamente en nuestra Región Loreto desde el año 1976, con el bum del Petróleo- amen de nuestra riqueza depredada años atrás.

El  03 -11-1976  mediante Ley Nº 21678  se crea el Canon Petrolero solo  por 10 años, (Francisco Morales Bermúdez).

El 24-12-82 ésta fue modificada con la Ley Nº 23538 que sustenta hasta la extinción total del petróleo (Fernando Belaunde Terry).

El 04- 09-.1985 con  la Ley Nº 24300 el canon se distribuye para ser más equitativo y justo (Alan García Pérez).

El  08 -11-1994  mediante la Ley Nº 26385,  se autoriza al  CTAR, a  disponer íntegramente de los Fondos Acumulados y los que se capten en el futuro por concepto de Canon petrolero (Alberto Fujimori, Jaime Yoshiyama y Thomas Gonzales).

Solo una perla para nuestros amigos lectores  solamente  el año  2007, en regalías y participación PERUPETRO, ha recaudado US  $ 848  millones de dólares (aproximado) de los cuales  US $ 395 MILLONES  corresponden al Canon y Sobre canon, el saldo se transfirió al Tesoro Público.

Hablando en cristiano el año 2007 ha entrado por concepto de Canon y Sobre S/.1,100’000,000  (MIL CIEN MILLONES DE SOLES),  que alimento la corrupción y el enriquecimiento ilícito, de cuantos han llegado al poder político en nuestras regiones del Perú, ¿habrá excepciones? creo que sí.

Aleccionadora actitud de estos  dos líderes de magnitud nacional, de un arraigo popular, el primero de fe y esperanza para la salvación  espiritual y el segundo para el  Desarrollo Económico social de nuestros pueblos, que nos deben llevar a una profunda reflexión y preguntarnos:

”           ¿Cuántos demonios violadores y corruptos  andan sueltos, que pretenden  engañarnos y volver a gobernar?

”           ¿Cuántos demonios corruptos en ejercicio del poder  y  con pretensiones de continuar ejerciendo?

”           ¿Cuántos demonios que pregonan ser puros (manos limpias) y no son más que hipócritas, blancos por fuera y llenos de inmundicias y huesos con el demonio por dentro?

Y por último:

”           ¿Cuántos de nosotros estamos dispuestos a  seguir  apoyando o respaldando con nuestros votos, convirtiéndonos en sus aliados  directa o indirectamente  de tantos  diablos  sueltos  que se organizan y se fortalecen en los llamados  Partidos  o  Agrupaciones Políticas?..

La corrupción ha crecido, además, bajo la sombra de la mal entendida tolerancia y cuando llega a límites exagerados recién se reacciona contra ella, generalmente sancionando a los pequeños  corruptos.

No debemos la sociedad en general echarnos ahora las manos a la cabeza cuando nos toque sufrir o disminuir nuestro nivel de vida, sin antes hacer una fuerte autocrítica, la sociedad ha sido cómplice de este sistema, por acción o por omisión pero cómplice.

Cualesquiera que sean las consecuencias personales, cualesquiera que sean los  obstáculos, el peligro o la presión, un hombre debe hacer lo que  su deber le dicta.

Dicen que denunciar a los corruptos es actuar como delator, frase  empleada por muchas personas que se niegan a denunciarlos, no nos damos cuenta que si los corruptos consiguen que las personas honestas no los denuncien, entonces la corrupción ha triunfado, por que lograra su mayor éxito: La impunidad y esa es la mejor garantía para que la corrupción se desarrolle y continúe su propagación y lo peor pretendan volver nuevamente a ser gobierno, otra frase es la de “Roba pero hace obras”, esta forma de pensar es también cómplice de la corrupción, por que se acepta la inmoralidad con tal de que el gobernante haga lo  que uno cree  que debe hacer.

Y todo esto y más seguirá pasando delante de nuestros propios ojos y no hemos querido hacer nada contra ello, ahora que se presenta la oportunidad de poder decidir en las urnas por el derecho constitucional de elegir al mejor o ¿al menos corrupto?!. apoyemos a construir una economía en nuestra Región, fundada en la verdad y la solidaridad, que ponga  en primer lugar los  problemas de los más  empobrecidos de nuestra Región Loreto, dinamizar nuestra  economía fundamentado  en el trabajo que  es lo único  que genera riqueza con honestidad y duradera.

Hasta la próxima, Dios mediante.