Por: Dra. Nancy Natalia Gonzales Grandez
Endocrinóloga – Hospital III Iquitos EsSalud

 

El “Día mundial de la diabetes” se celebra el 14 de noviembre de cada año, fue creado en 1991 por la Federación Internacional de Diabetes (FID) y la Organización Mundial de la Salud (OMS) como medio para aumentar la concienciación global sobre la diabetes en respuesta al alarmante aumento de los casos de diabetes en el mundo.
Se eligió esta fecha por ser el nacimiento de Frederick Grant Banting, quien junto a Charles Best descubrió la insulina, cuyo descubrimiento permitió que la diabetes pasara de ser una enfermedad mortal a una enfermedad controlable.
El logotipo oficial es un círculo azul del tono de la bandera de la Organización de las Naciones Unidas, cuya forma en muchas culturas representa vida y salud.
La importancia de este evento radica en que se calcula que en la actualidad hay aproximadamente 350 millones de personas con esta enfermedad y se calcula que cada año más de 3 millones de personas que viven con diabetes, fallecen a causa de enfermedades relacionadas.
En el Perú, un estudio (PERUDIAB) realizado en 1677 hogares a nivel nacional, representativo de más de 10 millones de adultos mayores de 25 años, ha encontrado una prevalencia de 7% de diabetes mellitus y 23% de hiperglicemia de ayuno (prediabetes). Esto implica que 7 de cada 100 peruanos tiene el diagnóstico de diabetes y cerca de 3 millones de adultos pueden evolucionar hacia una diabetes establecida.
La Diabetes Mellitus (DM) es una afección crónica que se desencadena cuando el páncreas no produce suficiente insulina, una hormona que regula el azúcar en la sangre, o cuando el organismo no la puede utilizar eficazmente. Esto desencadena una hiperglucemia que, si no es tratada, puede llevar a lesiones importantes en el organismo.
Existen varios tipos de diabetes: DM tipo 1, la DM tipo 2, diabetes gestacional y diabetes secundaria enfermedades pancreáticas (pancreatitis crónica, cáncer de páncreas, etc.), a desordenes endocrinológicos (hipertiroidismo, acromegalia, etc.) o medicamentos (corticoides, diuréticos). La más frecuente es la DM tipo 2 y es la que se puede prevenir.
Los síntomas más frecuentes son: necesidad de orinar, sed insaciable, hormigueo y entumecimiento en manos y pies, pérdida de peso, fatiga y debilidad.
El 50% de las personas con diabetes no saben que la tienen. Por esta razón, es imprescindible estar alerta a los síntomas y factores de riesgo (sobrepeso/obesidad, antecedentes familiares de diabetes, hipertensión, hipertrigliceridemia, adultos mayores y mujeres con diabetes gestacional)
Todos los tipos de diabetes pueden provocar complicaciones en diversas partes del organismo e incrementar el riesgo de muerte prematura.
La diabetes puede controlarse con dieta, ejercicio y hábitos de vida saludables. Sin embargo, esto a veces no es tan fácil, por lo que es necesario apoyar el tratamiento con medicamentos hipoglucemiantes y/o insulina que ayudan a reducir los niveles de azúcar en sangre.
En el caso de las personas con diabetes tipo 1, el tratamiento se basa principalmente en la inyección de determinadas dosis de insulina cada vez que el paciente come alimentos, debido a que en esta enfermedad el páncreas deja de funcionar y por lo tanto no hay secreción de insulina.
El número de personas con diabetes mellitus está creciendo rápidamente en nuestro país y la causa principal de su veloz incremento es el importante cambio en el estilo de vida de la población peruana, caracterizada por una ingesta excesiva de alimentos de alto contenido calórico como la “comida chatarra” y las bebidas azucaradas, así como una reducción de la actividad física que conllevan a altas tasas de sobrepeso y obesidad.
Es necesario actuar contra la Diabetes porque: causa muerte cardiovascular (infarto del miocardio, enfermedad cerebrovascular), causa un millón de amputaciones no traumáticas de miembros inferiores al año, es la causa principal de ceguera e insuficiencia renal crónica.
Por lo tanto, tenemos que llevar hábitos de vida saludables, evitar el sedentarismo y sobrepeso/obesidad, mantener una alimentación saludable, realizar actividad física, evitar el consumo de tabaco y alcohol; y realizarse chequeos anuales preventivos.