-90 bolsas de papilla se vencieron por deuda de alquiler del local

Negligencia. Desde ya se viene investigando el grado de responsabilidad respecto al hallazgo de 90 bolsas de papilla que pertenecen a los programas sociales de nutrición infantil como el PRONAA y CRECER en el interior de una vivienda en el caserío Holanda del distrito de Contamana.

En plena intervención

En plena intervención

De acuerdo a la información brindada a nuestro medio de comunicación, se supo que las autoridades estarían investigando al técnico en enfermería Wellington Saboya, quien trabaja en la posta médica del caserío Holanda, ya que en el cuarto donde él vivía ubicado en la calle Ladislao Espinar Nº 1013 de propiedad de Teresa Arévalo Gonzales, se encontró parte de estos productos.

Las bolsas que tenían como fecha de expiración 04 y 05 de mayo, habían sido llevadas por el mismo Wellington hasta su habitación, pero como debía meses de alquiler dejó en “prenda” dichos productos con la finalidad de recuperarlos cuando el desarrollase el pago correspondiente.

Según versiones de la agraviada, este mal trabajador mensualmente llevaba a su habitación productos como arroz, aceite y chiclayo, de los cuales el arroz era desembolsado y no se sabe que destino tenían, y si es que llegaban al caserío Holanda, o peor aún que el producto lácteo era desperdiciado sin que sea aprovechado por los beneficiarios.

Así, transcurrieron tres meses y no se hizo efectivo el pago de 150 nuevos soles por concepto del alquiler del cuarto, ante eso la dueña de la vivienda se vio en la imperiosa necesidad de concurrir al centro de salud de Contamana, para solicitar que este mal trabajador cumpla con pagar su deuda, sin que los altos funcionarios del establecimiento de salud le hicieran caso.

La afectada dio a conocer este caso al Ministerio Público y la Policía Nacional, quienes intervinieron de inmediato, constatando realmente la existencia del producto lácteo en dicho domicilio, levantándose un acta y siendo trasladado el mismo a las instalaciones de la Fiscalía Provincial Mixta de Ucayali, donde el fiscal provincial Julio Cesar Barrientos Grimaldo inició las investigaciones para deslindar responsabilidades.

Es preciso indicar que  estas papillas así como demás insumos para el vaso de leche son distribuidos como complemento alimenticio en los sectores considerados en pobreza y extrema pobreza por parte del gobierno nacional.  (MIP)