Hasta la fecha miles de habitantes loretanos de las ciudades, pueblos y comunidades indígenas, no tenemos claro el detalle de la intención del gobierno nacional y regional sobre el proyecto de la Hidrovía Amazónica, a pesar que ya tiene varios años de tramitado y desde hace poco, concesionado a una empresa china, con capitales peruanos y ecuatorianos, trascendió.
Lo que sí a nosotros nos queda claro de todo lo escuchado en estos últimos días, a propósito del paro fluvial amazónico y paro indígena de las cinco cuencas que iniciaron esta semana, es que la consulta previa no solo debió aplicarse a los habitantes nativos, sino a toda la ciudadanía loretana. El impacto será para todos en Loreto.
A esta necesidad de comprender se sumó la representante del Ministerio Público, fiscal Lesly Díaz, en una reciente reunión donde señaló: “Estamos acá para escuchar, a fin de conocer a fondo lo que significa la obra de la hidrovía, para entender en qué podría perjudicar o beneficiar a todos”.
También el director regional de Transportes y Comunicaciones, que tiene un área fluvial sin mayores competencias sobre la administración de los ríos, Sr. Víctor Manuel Gonzales, ha lamentado que los armadores en paro no han acudido una reunión que convocó, porque ellos están solicitando un diálogo directo con la premier Mercedes Aráoz.
Evidentemente, este tema de la hidrovía que estamos empezando a descubrir, parecía más un tema de las comunidades ribereñas y nos equivocamos. Su implicancia es a toda la región y alcanza a la región Ucayali (Pucallpa), cuyos armadores también están paralizando.
Otro aspecto es la inversión inicial de $ 95 millones de dólares, sobre el cual el asesor de la dirección general de Transporte Acuático, del ministerio de Transportes, José Qwistgard, dice que el concesionario chino va invertir y que el Estado le devuelve la inversión, pero no queda claro de cómo lo devuelve y tampoco en cuanto más se incrementará la inversión inicial.
Un punto también por clarificarse es el estudio de impacto ambiental de la hidrovía, que a decir del asesor indígena de las cinco cuencas, José Fachín, debe ser consultado y aún no hay nada al respecto, sin embargo PROINVERSIÓN ya entregó la Buena Pro a una empresa china.
El asesor indígena recordó que en el Acta de Saramurillo está la consulta al estudio del impacto ambiental, para cautelar los derechos, caso contrario las cuencas no permitirán que se ejecute la Hidrovía. Es importante que se vayan despejando todas las dudas.