• Con el fin de neutralizar el accionar

Mediante una nota de contrainteligencia filtrada a diferentes medios de comunicación, efectuada por agentes encubiertos que vinieron desde la ciudad de Lima, la misma que habría llegado a manos del ministro del Interior, de hechos que lindan con la corrupción y que se estarían produciendo en la comisión de procesos de admisión de la Escuela Técnica Superior de la Policía Nacional del Perú, con sede en la ciudad de Iquitos-Loreto, al no dar estricto cumplimiento a las normas y directivas emanadas por su ente superior de la institución policial, al no efectuar la respectiva investigación especial a los postulantes y de los padres, que muchas veces poseen antecedentes penales y judiciales vinculados con el crimen organizado, narcotráfico, asalto a mano armada, entre otros delitos.
En la presente apreciación de contrainteligencia sobresale el supuesto caso de un suboficial de 3ª PNP, el mismo que en la actualidad viene prestando servicios en el departamento de investigación contra el crimen organizado, ex grupo Génesis, con sede en la ciudad de Iquitos, quien provendría de familia que posee antecedentes relacionado al crimen organizado.
Indica la nota de contrainteligencia que su padre habría pertenecido a una banda criminal que operaba con armas de guerra tipo AKM en el ámbito de la ciudad de Iquitos y en la zona de frontera con Colombia y Brasil, en el trapecio amazónico, denominada los “Champas”, liderado por un ex miembro de la Guardia Republicana, cuyos integrantes ejecutaban asaltos a mano armada a las embarcaciones fluviales que navegaban por los ríos Amazonas y el Putumayo; asimismo, a nivel macro transportaban droga y dinero procedente de organizaciones criminales dedicadas, al acopio, transporte y comercialización de estupefacientes, así como también, despojaban y asesinaban a sus rivales con el propósito de apoderarse de sus “mercancías”.
Estas personas llegaron a ser capturadas y purgaron prisión en el penal de Lurigancho, Castro Castro y San Jacinto de Iquitos. Casos como este tipo, ponen en riesgo la seguridad ciudadana y nacional. Se presume que personas al margen de la ley infiltran a sus hijos, familiares cercanos y allegados a la Policía Nacional para facilitar su accionar delictivo como es la sustracción de municiones, armas, delatar información reservada, informar sobre las instalaciones e infraestructura de puntos vulnerables de los puestos de vigilancia de frontera para reducirlos y sustraer armas para los narcotraficantes brasileros y colombianos, tal como sucedieron en meses anteriores en los Puestos de Vigilancia “Yahuma” y “San Fernando”, en la jurisdicción de la provincia de Ramón Castilla, donde los delincuentes se apoderaron de fusiles AKM, municiones y otros pertrechos de uso policial.
De estas y otras aseveraciones, el comando de la IV Macro Región Policial Loreto, en la persona del general PNP Lázaro Carrión Zúñiga, debería propiciar una exhaustiva investigación en torno a dichos sujetos, tendientes a lograr la plena identificación y sanción para los que salgan responsables. (Gonzalo López)