• Si no existiría esa deuda esos millones servirían para mejorar la región. 

Todo loretano o personas que viven años en Loreto, saben que el gobierno regional estará endeudado hasta el año 2024 por el préstamo hecho al Banco Japonés para que se construya el alcantarillado de Iquitos. Ahora ya se habla que no será hasta el año 2024 sino hasta el año 2040. Es decir, el desarrollo de Loreto estará postergado y sumido en el abandono por varias décadas más. Que terrible, triste e indignante.
En el mes de enero 2017 el MEF retuvo por concepto de deuda con el Banco Japonés, de acuerdo a la Ley 29289 la suma de 01 millón 100 mil soles. En el mes de febrero 01 millón 350 mil soles. En marzo 2017 01 millón 600 mil soles. En abril 01 millón 600 mil soles. En mayo 01 millón 270 mil soles. En junio 01 millón 250 mil soles.
En julio 2017 01 millón 500 mil soles. En agosto 2017 02 millones 900 mil soles. En setiembre 01 millón 500 mil soles. Octubre 01 millón 300 mil soles. Noviembre 2017 01 millón 750 mil soles. Quedando pendiente diciembre 2017, que debe ser un monto aproximado.
Hasta lo detallado se tiene un total de 17 millones 120 mil soles que se han disminuido del canon petrolero para ser pagada esa deuda por una obra que no beneficia a nadie. Que nunca ha funcionado ¿Por qué ocurren esas cosas en Loreto? Siendo que el gobierno regional solo recibió 21 millones 355 mil 336 soles.
Sino habría ese angustiante, asfixiante y cruel descuento a las arcas del gobierno regional, éste en el año 2017 habría recibido por canon petrolero un aproximado de 40 millones de soles netos hasta diciembre de 2017. Inmenso daño causado a todos los sectores de la región.
La UNAP obtuvo hasta noviembre 2017 solo 02 millones 053 mil 397.70 soles. El Instituto de Investigaciones de la Amazonía, únicamente recibió 01 millón 232 mil 038.61 soles. Las municipalidades 16 millones 427 mil 181.57 soles. Una distribución del canon petrolero de Loreto de acuerdo al Decreto Ley 21678, de 58 millones 187 mil 953.92 soles, hasta noviembre de 2017.
Se espera que los nuevos gobernantes de Loreto, hagan gestiones para que el gobierno central asuma esos montos de los descuentos para el Banco Japonés, a fin de mejorar en algo la vida de los loretanos y de los que viven en esta región. Es un crimen seguir sumiendo a las nuevas generaciones en la pobreza y extrema pobreza que hoy se respira por todos lados.