Vivo en el distrito de San Juan Bautista,  viajando hacia el sur, desde hace 18 meses y,  una de las cosas que más llamó mi atención en esta nueva etapa de mi vida invernal, fue observar el trabajo de varias mujeres de la zona que enfundadas en un uniforme verde como los árboles que queremos proteger, recorren todos los recovecos de las diferentes calles de este distrito que va creciendo poco a poco con todas las dificultades y trabas que ponen los políticos y autoridades centralistas.

A estas honorables y dignas trabajadoras las llamó las mujeres de verde. Todos los días, por las tardes, por las mañanas con lluvia y sin lluvia, llegan al borde de nuestras casas para recoger los desperdicios que hacemos a cada minuto de nuestra existencia desde que nacemos.

Estas mujeres son las nuevas empresarias del manejo de residuos sólidos. Un programa que nació y creció en el seno del distrito de San Juan Bautista, bajo la batuta de la actual alcaldesa de esta municipalidad. La alcaldesa, los profesionales y técnicos de este gobierno edil, con el asesoramiento de la organización no gubernamental “Ciudad Saludable” presidida por la galardonada nacional e internacional, señora Albina Ruiz han sembrado la semilla en tierra fértil. Es por eso que el árbol de la empresa ha crecido y está desarrollándose en forma robusta y recta.

Personalmente, creo, que este programa debe ser imitado por las demás autoridades locales de esta zona y de otros distritos. Cuando escuchamos las palabras de la señora Tamani, en el auditorio de la Universidad Científica del Perú, nuestras lágrimas, de pena y alegría,  casi mojan nuestras arrugadas mejillas. Era el testimonio de una mujer pobre, madre y padre de cuatro hijos, a quienes no podía mandarlos a instruir. Una mujer, estamos seguros, como las demás con perseverancia y que promovidas por la señora Mirna Villacorta, se encontró con un proyecto que podía mejorar su calidad de vida. Y, así fue, después de varios talleres de capacitación y la formación de su empresa y el frustrado intento de su participación en dos o tres licitaciones, ganó en la última. Y, ahora, cuenta ella que tiene para educar a sus hijos, tiene acceso a los servicios de salud, tiene ya construida su casita, tiene su refrigeradora y su pequeña radio y televisor, y, puede dar las comodidades a su familia. Es más, culminó su exposición: he concluido mi secundaria y este año estudiaré en la universidad. Una madre coraje loretana, una verdadera heroína amazónica, que es necesario imitar para desarrollarse con armonía y sin humillaciones.

Un programa gestionada por la alcaldesa de San Juan, supervisada por una mujer valiente e inteligente como Albina Ruíz y que estamos seguros en los próximos años se multiplicará el ejemplo, no solo en esta actividad de residuos sólidos sino, también, en otras actividades productivas para hacer rentable la actividad de conservación del ambiente y mejorar la calidad de vida de los loretanos.

El proyecto ha concitado no solo el interés nacional sino internacional. El señor Carlos Alegría, representante de la ONG Ciudad Saludable, en Loreto, nos ha expresado que varios países del mundo desarrollado,  están deseos de colaborar con la población amazónico en propuestas de desarrollo sostenible, como las de las empresas de manejo de residuos sólidos y, en un ambiente de profesionalismo y de buena voluntad que ha demostrado esta gestión de la Sra. Villacorta, que estoy seguro no podrá ser empequeñecido ni oscurecido por voces interiores de egoísmo. Estamos en contacto con el programa de voluntariado de la cooperación gubernamental alemana para el apoyo de programas técnicos sociales que abre grandes puertas para la capacitación, para la inversión y posiblemente para el intercambio de profesionales y técnicos y trabajadores del distrito de San Juan Bautista, nos comentó el joven profesional en un descanso del trabajo de campo por Villa Selva. Un proyecto que nos llena de orgullo.  Y, si quieren comprobar lo que expreso en esta nota, vayan y conversen con las mujeres de verde y, con los vecinos que como yo, nos portamos de manera sinvergüenza, ya que exigimos el servicio de recojo de basura sin pagar un solo centavo, porque dicen que somos comunidad campesina (una mentira que crean los que venden tierras para viviendas sin pagar impuestos y, que desean con todas sus fuerzas ser autoridades).

En agosto se realiza una nueva licitación de este programa de recojo de residuos sólidos (barredoras y recolectoras) y, las mujeres empresarias se vienen preparando para competir en forma transparente, sin coimas y, con la sombra de la ira de los comerciantes monopolistas de este negocio. Las mujeres me dijeron que no tienen miedo, estamos con Dios y laureemos palmo a palmo con los que se presenten. Una gran reflexión de mujeres y madres en el momento en que se acerca la celebración del día de la madre, una revaloración de las miles de Tamanis que viven con dignidad.