Luego del derrame registrado en la cuenca del Chambira

Pobladores de las comunidades Nuevo San Juan y Ollanta, pertenecientes a la cuenta del río Chambira, terminaron por aceptar el ofrecimiento de la empresa Pluspetrol, que se comprometió a apoyarlos con combustible para el generador eléctrico del pueblo y ayudarlos en el tema de educación y salud, como parte de un primer acuerdo con ambos pueblos afectados por el derrame de crudo registrado el último jueves en el río Chambira.

 

Pero previo a esta reunión ocurrieron muchas cosas.

Sábado 21 de enero, la comisión conformada por el fiscal de medio ambiente, Manuel Edmundo Medina Pérez, personal de Recursos Naturales del Gorel, la OEFA, Diresa, Ala, Dirección Regional de Energía y Minas, Divincri, Capitanía y personal Pluspetrol, aterrizan a la una de la tarde en la cancha de la comunidad Nuevo San Juan, pero antes de ir a la zona del derrame se reúnen con la población para escuchar sus demandas.

 

En esta reunión, los ánimos de los pobladores se encontraban caldeados, quienes pedían la presencia de una comisión de alto nivel de la empresa Pluspetrol para que puedan negociar, además pedían ver al funcionario de la Plus, Félix Ordóñez, indicando que él les había mentido, y precisando que si estos dos pedidos no eran cumplidos, no iban a permitir que personal de la Plus cierre la válvula, señalando que el derrame se registró porque los tubos ya están viejos.

 

Al cabo de algunos minutos y luego que el fiscal indicara que tenían que recoger pruebas de la zona del derrame, los pobladores los dejaron continuar.

 

Al llegar al lugar conocido como el HP número 9, ubicado a 17 kilómetros aguas arriba desde el pueblo de Nuevo San Juan, donde se localiza las válvulas del oleoducto Trompetero- Saramuro, se podía percibir olor a hidrocarburo y manchas de crudo que estaban siendo contenidas con unas manga de más de 20 metros.

 

En el lugar se encontraban pobladores de diferentes comunidades, quienes desafiantes y de manera amenazadora indicaban que ninguna autoridad iba a subir a la plataforma donde se ubican las válvulas.

 

Pero los ánimos de los manifestantes se exaltaron cuando un ingeniero de la Plus dijo que el derrame no se produjo por el mal estado de las líneas, sino que las dos válvulas que regula el pase del crudo a Saramuro, habían sido desajustadas al igual que los tornillos de las grapas, además la malla de seguridad de la puerta de ingreso al HP #9 fue cortada, por lo que los efectivos de la Divincri han iniciado las investigaciones.

 

Asimismo, se tomó la manifestación a un poblador que fue identificado como Tony Reina Ríos, quien dijo que fue la persona que dio aviso a la población del derrame.

 

En un momento, los manifestantes impidieron la salida de la comitiva, indicando que los estaban engañando con la toma de muestras, e incluso uno de los pobladores se lanzó al agua para sacar del fondo hierba manchada de petróleo, exigiendo que eso también se lo lleven.

 

Al ver que la toma de muestras había terminado, uno de los manifestantes pidió que el doctor Javier Pastor, responsable de la oficina de supervisión de asuntos comunitarios de la Plus, sea retenido hasta que envíen una comisión de alto nivel de la empresa petrolera.

 

Pero la oportuna intervención de la jueza de Paz del pueblo  Ollanta, evitó esta situación, la comitiva tuvo que retirarse sin asegurar la válvula, debido a que fueron impedidos por los mismos manifestantes que exigían ya no más contaminación en la zona; sin embargo, el crudo continuaba cayendo por gotas al río.

 

Domingo día D.

Ayer domingo, la comisión nuevamente retornó al lugar del derrame para el diálogo, en la zona había más pobladores de las comunidades del río Marañón y pocos de las comunidades afectadas por el derrame, los manifestantes habían tomado las instalaciones HP # 9 y con la bandera peruana lanzaban arengas contra la empresa petrolera y exigían solución.

 

Esta vez la policía tuvo que intervenir, indicando que lo que estaban haciendo era un delito y los funcionarios de la Plus habían aceptado ir hasta la comunidad de nuevo San Juan para dialogar con ellos, tal como lo habían pedido los manifestantes.

 

Enterado de esto, todos se subieron a sus canoas y se dirigieron a la comunidad para el diálogo y para hacer sus pedidos; de esta manera el personal de la Plus pudo asegurar las válvulas y limpiar toda la zona afectada.

 

Ya en la reunión, los dirigentes de los pueblos afectados por el derrame del crudo del HP #9 y el presidente de la organización civil ‘Los damnificados del Marañón’, Arquímedes Murayari, escucharon las propuestas de la empresa, las cuales fueron aceptados, e incluso se acordó que los primeros en ser atendidos deben ser de las comunidades de Ollanta y Nuevo San Juan, y que el día martes la Plus va a reunirse con el señor Murayari para acordar la fecha para el diálogo entre los funcionarios de la Plus y los integrantes de su asociación para discutir sus peticiones. (G.Ross)