– Fueron recibidos por la Alcaldesa, Prof. Janeth Reátegui
FOTO junto a baños ecológicos

Para conocer de cerca el trabajo que viene llevando adelante la municipalidad distrital de Indiana en convenio con UNICEF, la nueva representante de este importante organismo mundial en Perú,  María Luisa Fornara, llegó a Indiana, capital del distrito del mismo nombre presidiendo una comitiva de trabajo. Fueron recibidos por la alcaldesa Prof. Janeth Reátegui Rivadeneyra.
Luego de una reunión previa en el salón de actos municipal donde la autoridad edil dio la bienvenida a la nueva funcionaria del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia, además que recordó el trabajo que vienen realizando conjuntamente con la construcción de baños ecológicos en comunidades rurales. “Se piensa instalar 98 baños más y el sueño que tenemos es que los pueblos muestren culturas saludables”
La autoridad edil declaró a la representante de UNICEF en el Perú, María Luisa Fornara, como “Mejor amiga de los niños y de Indiana”, quien manifestó su agradecimiento. “Desde que llegué a Lima me hablaron mucho y bien de Indiana. Vamos a seguir trabajando en el desarrollo por nuestros niños”, aseguró la ilustre visitante. FOTO en reunión con agentes
Después la comitiva visitante, la Alcaldesa y funcionarios ediles se dirigieron vía fluvial a la comunidad de Uchiza, donde en reunión con los niños y niñas de la institución educativa se pudo percibir la aprobación de la existencia de un baño limpio, con tratamiento ecológico de las excretas y que cuenta con un lavatorio para las manos.
Al retornar a Indiana se reunieron en el Centro de Promoción y Vigilancia Comunal para niños, niñas y adolescentes, donde sostuvieron un diálogo sobre su experiencia con los agentes comunitarios, quienes realizan visitas casa por casa para orientar sobre la crianza de los infantes, a las mujeres gestantes, a los padres y madres violentos con los menores; y para registrar información que sirva de base para los proyectos de desarrollo a favor de la infancia.
Están registrados 392 niños y niñas, y trabajan por grupos de edades, así como que cada agente comunitario está designado a un sector. “Yo estoy en el sector de Santa Rosa y hemos visto maltrato a niños. Hemos trabajado con las familias y ahora no vemos madres pegalonas. También orientamos sobre las caricias positivas y las negativas, sobre las vacunas, la alimentación, en sí, este esfuerzo es todo por amor a los niños”, narró Aníbal Ojanama, de 70 años de edad.
Una característica interesante de este centro de vigilancia comunal es que está integrado por mujeres y hombres, logrando una equidad de género positivo. “Antes acá no se veía a papás cargando a sus bebitos, bañándoles, cambiándoles sus ropitas, dándoles de comer, lo que sí vemos en la actualidad. Los roles en el hogar se vienen compartiendo”, informó con satisfacción la autoridad edil. Finalmente la comitiva de UNICEF reafirmó su compromiso de seguir trabajando en conjunto por el bienestar infantil. (D.López)