• La llevaron a un lugar silencio cerca al local de Petroperú en Punchana 

Ana Rodríguez, una mujer natural de Colombia y nacionalizada peruana, quien vive hace 17 años en nuestra ciudad y que hace 10 años presta plata en la modalidad “gota a gota” en Iquitos, denunció una presunta intervención arbitraria por parte de la policía nacional del Perú
A decir de la extranjera, dos motorizados la intervinieron cuando transitaba a bordo de su vehículo menor por la avenida Circunvalación, ubicada por el distrito de Punchana. Según Ana Rodríguez, los agentes policiales le habrían llevado a un lugar silencio y sin presencia de persona cerca del local de Petroperú para extorsionarla.
Una vez en el lugar uno de los motorizados de la PNP, le solicitó un “apoyo” de 50 soles a la mujer con el fin de dejarla ir sin ningún problema, pero la intervenida se negó y exigió que la condujeran a la comisaría del sector.
“La verdad que yo no tenía algunos documentos de la moto, solo le dije al policía que por razones equis no pude regularizar los papeles de mi vehículo; a pesar de eso, empezó a hostigarme, señalándome que le apoye con 50 soles para su gasolina y que luego me dejará libre, yo no accedí a ello; es más, le dije que soy nacionalizada peruana y no me hicieron caso, pero igual no les di lo que ellos me pedían. En un momento me dijeron que me iban a revisar el canguro que llevaba putos, les dije que si eso querían hacer, que primero me traigan un fiscal y una policía femenina para que puedan hacer el registro personal, seguro pensaron que soy una persona ilegal; así con todo quería hacer esta denuncia pública a estos malos efectivos policiales que, al parecer, serían miembros de la comisaría de Punchana. Pido a nuestras autoridades peruanas que tomen cartas en el asunto, porque así como hay buenos policías, también hay malos efectivos y a mí me tocó ser parte de los malos, no les di nada, pero de todas maneras deberían investigar a estos sujetos que hacen daño a su institución”, contó Ana Rodríguez, ciudadana nacionalizada peruana.
Tras esta situación la mujer fue dejada en libertad, pero reiteró en hacer de conocimiento este caso, registrado la semana pasada en la zona norte de la ciudad. (C. Ampuero)