• El financiamiento viene como amarrado.
  • La experiencia hasta la fecha nos dice que han supervisado mal y no existe una sanción por esa irregularidad.
  • NJS estuvo como supervisora en el Mejoramiento de Agua Potable, así como en la PTAR y alcantarillado. Tres obras desastrosas.
  • Los préstamos internacionales son muy permisibles, pero «es una política de Estado».

Si bien los intereses son bajos y necesitamos del mismo, una constante causa preocupación, y es que los préstamos que recibimos del Banco japonés condiciona que sea una empresa del Japón la que supervise las obras, trabajo que lo han realizado con deficiencia a decir de las desastrosas obras que han estado bajo la responsabilidad de supervisión de NJS, aunque se supo de algunos informes internos que alertaban lo mal que se estaban ejecutando las obras, estas nunca se oficializaron, más bien se ocultó al público.
Lo lamentable de las obras Mejoramiento del Agua Potable de Iquitos, de la Planta de Tratamiento de Aguas Residuales y el Alcantarillado, es que la ciudadanía que recibe los servicios de saneamiento va a pagar parte de la deuda cuando vaya cancelando sus recibos a lo largo de muchos años.
En la presente nota adicionamos otra parte de la entrevista que sostuvimos con quien fuera presidente del comité de licitación del proyecto de Mejoramiento de Agua Potable de Iquitos, doctor Víctor López Orihuela, quien además hace importantes aportes a nuestra comprensión de este complejísimo tema financiero y de ingeniería. Como es de conocimiento público esta obra es parte de investigación fiscal tras el escándalo de las coimas de Odebrecht, que fue la empresa que justamente la ejecutó en gran parte.
Recordemos que el otorgamiento de la buena pro a Odebrecht se basó en un informe integral suscrito por los cinco miembros del comité en el que se anotaron opiniones, también informe en minoría del Ing. Juan Marcos y el Ing. Chávarry, más informe de NJS y la propuesta de cada uno de los postores, que finalmente el JICA (Banco Japonés) aprobó, dio la no objeción.
Se generó la expectativa de que el agua potable iba a llegar hasta el segundo o tercer piso de las casas y que se iba a dar un abastecimiento de 24 horas. Nada de esto pasó. Así la construcción de más reservorios, de más tanques elevados no dieron los resultados esperados.
El doctor Víctor López Orihuela, señala que eso ocurre porque no se rehabilitó redes secundarias, no se hizo sectorización. La sectorización significa no solamente implementación de macro medidores y micro medidores, sino fundamentalmente significa buscar el balance hidráulico, permitir que cada reservorio tenga una zona de influencia.
«Hoy día como está la ciudad no existe una influencia real. El reservorio 4 puede estar abasteciendo de agua a casas que están dentro del reservorio 3, el reservorio 5 puede estar abasteciendo agua a casas del reservorio 4 y viceversa».

(LR) Doctor López Olivera, si usted como presidente de Licitación tenía esa percepción entonces de qué mejoramiento del agua potable estábamos hablando con un nuevo contrato.
(VLO) «Haber, tampoco seamos poco objetivos».

¿Es que usted me está dando un sustento tan técnico?
«¿Usted hubiera preferido que no ejecutemos?»

«O que se mejore lo que estaba mal»
«Es que no había manera, porque para poder juntar la platita se habían hecho gestiones desde el año 2003, había compromiso de las municipalidades y cuando surge la diferencia entre el valor referencial y la oferta económica más baja, otra vez las municipalidades, el ministerio de vivienda y el fondo Perú Canadá tuvieron que poner plata para cerrar esa brecha. Entonces o se ejecutaba lo que en ese momento se podía financiar o la alternativa era no ejecutar nada. Hoy día la ciudad tiene reservorios, lo que necesitamos es mejorar el sistema de distribución, hacer sectorizaciones, lograr el balance hidráulico, tratar de alguna manera de rehabilitar las redes. Mira, Iquitos está lleno de redes hierro, de pvc».

SOBRE LAS FILTRACIONES EN LOS TANQUE ELEVADOS
«En esos temas de filtración de agua de las tasas de los reservorios, el gran especialista es el Ing. Juan Marcos. Él tiene experiencia porque fue el responsable de elaborar el expediente técnico y de supervisar el reservorio número 2 que está en el hospital regional de Loreto, fue gracias a su inteligencia, ese reservorio de acuerdo a las pericias técnicas que se hicieron solo puede funcionar al 60% de su capacidad y se ha tenido que hacer impermeabilizaciones, reparaciones y todo lo demás. La parte contractual ya no es responsabilidad mía, eso ya corrió a cargo de la empresa» Odebrecht.

¿Digamos que NJS no supervisó bien?
«Eso ya es un tema que corresponderá determinar responsabilidades a quienes participaron de la ejecución contractual. Lo que yo sí te puedo decir por la modesta experiencia que tengo, es que efectivamente se notó y nota todavía en algunos reservorios que existen una filtración, sé que se han hecho trabajos de impermeabilización, pero nunca han resultado suficientes, mas los reservorios están ahí y ayudan al abastecimiento de agua, se puede mejorar, y repito hay que rehabilitar redes, la sectorización y ojalá se pueda mejorar la capacidad captación, de tratamiento y de almacenamiento de agua tratado, pero además de distribución, para eso Sedaloreto tiene un proyecto de más de 60 millones».

Doctor, no resulta frustrante que frente a que un comité de licitación designe a una empresa prestigiosa, se entendía como Odebrecht, para hacer una buena obra y luego se dé la figura de que prácticamente se retira de la obra, que según el Ing. Juan Marcos, se quedó para que sea Sesaloreto el que continuara los trabajos?
«Yo no conozco esa parte, pero sí te quiero aclarar que el comité de licitación no designa, el comité de licitación selecciona. Lo que pueda asumir como responsabilidad a futuro está en el marco del contrato, la etapa contractual el comité de licitación no tiene absolutamente nada que ver. Nosotros hemos cumplido con los parámetros legales, los procedimientos regulares y lo que pueda comprender como responsabilidad a la ejecución de la obra, tendrá que responder y determinarse en los actores que han tenido que ver».

EMPRESA SUPERVISORA CONTRATADA POR JICA
Como una cuestión de apreciación dado a la experiencia que usted tiene en estos temas, qué estaría fallando en la parte de la supervisión porque usted nos ha hecho referencia a un caso más anterior de los tanques elevados, tuvimos otra experiencia y probablemente se vengan más mejoramientos, estamos hablando de una decepción para la población.

¿La supervisión es la que está fallando digamos al 100%?
«Es una explicación más compleja que esto, el origen está en el contrato del préstamo, es cierto que este tipo de contratos del Banco Japonés, son préstamos con muy bajos intereses en temas de saneamiento, más en temas de alcantarillado que en agua, pero que de alguna manera están condicionados, el P25, el P29, y todos los préstamos japoneses casi tienen un común denominador y es el hecho que condicionan el préstamo a que sea una empresa japonesa la que supervise las obras, en el caso del P29 fue NJS, estos contratos vienen con supervisión incluida y los supervisores hacen la labor de ingenieros, de asesores y de todo, entonces ocurre que ellos acompañan todo el proceso desde la precalificación, la licitación, y la ejecución de obra. En mi modesto parecer creo que estos contratos deberían tener una mayor liberalidad al permitir que haya supervisores de mayor nivel que permitan garantizar una correcta ejecución de la obra. Finalmente no es una garantía, pero ayuda a que haya mucho más transparencia».
Pero estamos hablando de una figura en el que el Banco Japonés presta un dinero y el Banco pone la supervisión, no se vería también la figura de una penalidad a favor de nosotros y en contra del Banco, por el hecho de que la supervisión no lleve a un buen resultado de la obra?
«Una cosa es el Banco y otra cosa es la supervisión».

¿Pero si condiciona el préstamo a que ellos mismos supervisen?
«No ellos mismos, una empresa japonesa».

¿Pero ellos asumen la responsabilidad de la supervisión?
«Que además firman un contrato de ejecución de esa prestación».

Dr. perdone pero me da la impresión que nos hacen de tontos, nos prestan un dinero, ellos van a supervisar la obras y supervisan mal, porque los resultados ya lo estamos viendo, encima vamos a tener que devolverles y nosotros no podemos aplicar alguna penalidad en los casos de estos resultados negativos que estamos viendo en estas obras irregulares?
«Con toda seguridad que todos los contratos tienen cláusulas penales».

¿Quién está fallando, el Ministerio de Vivienda, el gobierno central?
«A ver. Así como existen cláusulas penales, también existen cláusulas arbitrales para resolver conflictos, creo que es un tema que merece un análisis más sesudo y yo particularmente tengo mi opinión, no solamente conozco los procesos con el JICA, sino con otros bancos, en mi opinión personal estas normas internacionales son muy permisibles para los contratistas, he dicho en las conferencias, en los foros a donde voy, pero es una política del Estado a quienes habría que convencer que se cambien las reglas de juego es a los que firman los contratos de préstamo».

¿El Ministerio de Vivienda?
«No, es el Ministerio de Economía el que firma. A través del Ministerio de Vivienda deberíamos sensibilizar al Ministerio de Economía para que se recoja este tipo de observaciones porque de verdad las normas internacionales son bastante permisibles para los contratistas. En mi opinión por la experiencia acumulada, porque no estoy en la capacidad de fijar nuevas reglas, puedo decir que pueden mejorarse las condiciones, no por el hecho de que los préstamos sean baratos tengamos que aceptar algunas condiciones que finalmente a quien perjudica es al usuario, porque el usuario a través del pago de su tarifa por el servicio ineficiente, inadecuado, finalmente va a permitir que se devuelva ese dinero. Creo que los usuarios, acá me pongo en condición de usuario, merecemos un mejor trato».
(Diana LM.)