• Ayer se pudo recorrer la vía y los cúmulos que se vienen registrando por la falta de recojo de residuos, son múltiples.
  • Ministerio público a través de la fiscalía de prevención debe actuar con todo el rigor que la ley le permite para que se solucione el problema.
  • Vecinos no respetan ni al centro de salud, a menos de cinco metros arrojan bolsas con desperdicios. 

Ayer se pudo recorrer gran parte de la avenida “La Participación”, pudiendo constatar que en estos momentos bien se le podría conocer como la avenida de la “pestilencia” o la “putrefacción” por los olores fétidos que se perciben debido a la falta del servicio de recojo de residuos sólidos.
El empresario responsable dice que no lo hace porque no le pagan, la municipalidad dice que no dan un buen servicio pero que sí le paga y que para ello existe un calendario de cancelación. Lo duro y concreto es que la zona y el distrito en sí, en estos precisos momentos está sometido a una terrible contaminación ambiental de incalculables consecuencias para los ciudadanos que transitan la zona.
Los mismos vecinos echan la basura en cualquier esquina con tal de deshacerse del paquete, ahora último ni siquiera están respetando la zona donde se ubica el centro de salud “9 de Octubre”, donde llegan las personas en un estado vulnerable. Es por ello que el ministerio público, quien había dado un plazo de 72 horas para que resuelvan el problema, actúe y tome otras acciones en el objetivo de que cuanto antes se eliminen esos focos de infección.
¿Y por qué no piden apoyo a las fuerzas armadas, al gobierno regional con su maquinaria, o buscan otras alternativas de atención en bien de los seres humanos? En otras oportunidades bien han salido con los vehículos públicos a colaborar con la limpieza.
No puede ser que todo un pueblo esté expuesto a adquirir bacterias mortales al aspirar esos olores fétidos. Acaso no dice la Constitución Política del Perú respecto a los derechos fundamentales de la persona y la sociedad:
Artículo 1.-Defensa de la persona humana
La defensa de la persona humana y el respeto de su dignidad son el fin supremo de la sociedad y del Estado.
Artículo 2.-Derechos fundamentales de la persona
Toda persona tiene derecho: A la vida, a su identidad, a su integridad moral, psíquica y física y a su libre desarrollo y bienestar.
Para solucionar este tipo de problemas que pueden generar una gran epidemia, es que el pueblo elige a sus autoridades, a fin que sean ellas quienes con gran criterio y celeridad adopten soluciones que lleven a erradicar el riesgo inminente expuesto ante niños y adultos.

CENTRO DE SALUD 9 DE OCTUBRE.
Sumamente preocupado se encontró al personal de este centro de salud, sin saber qué hacer y hacia dónde ir para que de manera rápida un camión pueda retirar los cúmulos de basura expuestos a menos de 5 metros del centro médico.
“Antes incluso se contaba con un vigilante que ponía ahí su silla para impedir que arrojen basura, pero luego lo retiraron y miren lo que pasa ahora. Otro problema, es que nos enteramos que acá recogen la basura a lo último de la jornada, cuando en realidad deberían hacerlo al comienzo, es más debería estar tajantemente prohibido que echen la basura en esta zona”, indicaron.
Finalmente, se observó a personal de salud ambiental tomando fotos para luego presentarlas en las reuniones que sostendrán a fin de evaluar la crisis putrefacta por la que pasa ese distrito. Mientras tanto, todos los que transitan y viven por el lugar, seguirán expuestos a contraer bacterias que más adelante los podrían llevar a la muerte si es que se dispara la meningitis en Belén. Fiscalía de prevención del delito debe actuar ya.