– Indel Rodríguez Pezo, director (e) del colegio Nº 1534 San Lucasmal la obra de construcción del cerco perimétrico y vereda Indel Rodríguez Pezo, director (e) del colegio Nº 1534 San Lucas

Durante la anterior gestión edil de Hermógenes Flores, se realizó una serie de obras y mejoras a distintos centros educativos, pero al parecer no todo estaría tan bien ejecutadas, pues ahora se viene notando una serie de desperfectos que exponen a un peligro constante la salud de los estudiantes y de la plana docente de las instituciones educativas.
Este es el caso del colegio Nº 1534 San Lucas, ubicado en el AH «Ciudad Jardín», donde se está presentado una problemática en su sistema de drenaje, «Hicieron el cerco perimétrico y no tomaron en cuenta que hicieron por debajo del nivel de la vereda, tal es el caso que cada vez que llueve nos perjudica bastante, pues al estar cerca del caño, todo empieza a rebalsar y toda la cochinada hace su ingreso a la cancha deportiva del interior del Colegio; esto es totalmente insalubre, refiere Indel Rodríguez Pezo, director (e) del mencionado colegio, ubicado en el asentamiento humano antes citado.
Incluso cuando esto ocurre, los alumnos no pueden ingresar, pues toda la vereda y puerta principal se encuentran llenas de excretas y basura que salen de los diferentes caños que existen en estas calles que colindan con las institución.
«Sobre esta problemática el alcalde tenía conocimiento, incluso dijo que iba a dar una solución,  pero terminó su gestión y nunca hizo nada por remediar. Esperamos que las nuevas autoridades que están de turno, sea municipal o regional, tomen cartas en el asunto y solucionen este problema en la brevedad posible».
Aparte de ello, en el interior de la institución existe también problema en el drenaje, «Siempre una llave y codo que se obstruyen y todos los desperdicios humanos salen a flote, y teníamos que estar llamando a los técnicos del Municipio que también nunca llegaron, pero ya en esta oportunidad nunca llegaron», expresa.
Estos trabajos se ejecutaron durante el mes de noviembre del 2013 y les entregaron el 17  de marzo, «No tiene ni un año y estamos con estos problema, incluso todo el cerco perimétrico se encuentra agujereado,  pues los mismos vecinos no respetan, están rompiendo las paredes, no tenemos ni siquiera guardián, tenemos que hacer turno entre los docentes para quedarnos a resguardar el colegio».
Asimismo, realizó un último pedido, «Quisiera que la nueva autoridad apoye a esta institución, pues hasta el 28 de febrero estoy encargado y no sé dónde me van a ubicar, es por ello que pido que apoyen bastante a nuestra institución». (MIPR)