• Pasan los años y los comerciantes siguen vendiendo sus productos entre los desagües. 

Incomprensible e indignante. Por la municipalidad de Belén han pasado dos alcaldes médicos y dos ingenieros, pero a ninguno de ellos les ha interesado absolutamente nada el mejorar la calidad de vida de los pobladores de ese distrito y el de los ciudadanos que a diario llegan hasta su mercado a comprar algunos productos de primera necesidad.
Las pésimas condiciones de insalubridad a los que diariamente son sometidos los ciudadanos, se hacen más visibles en un día de lluvia cuando los desagües empiezan a rebotarse por las vías donde los comerciantes ponen sus productos al ras de la pista.
Si se camina esquivando los charcos de desagües, no faltará alguno que pise fuerte y salpique a todos los que por ahí transitan. Los olores se confunden feamente con el de los alimentos que exponen a diario. Es decir, los vendedores ya se han cansado de pedir a las autoridades ediles de turno para que los salven de esa situación asquerosa, sin que ellos los hayan escuchado.
Con el cuento que pronto se van a ir a un nuevo mercado, nadie hace nada desde hace más de una década. Caminar por el interior del centro de abastos más concurrido de Iquitos, es caminar entre aguas negras pestilentes y perros por doquier. Todo eso, pese a que los gobiernos de turno siempre han enviado millones de soles a la mencionada municipalidad para que mejore la calidad de vida de las personas.
Es por ello, que en este año que habrá elecciones regionales y municipales, los ciudadanos tendrán que estar con los ojos bien abiertos a fin de elegir la mejor propuesta para dicho distrito. Pensar antes que actuar y votar de manera emocional por tal o cual candidato que les cae más simpático. En sus manos está votar de manera inteligente y cambiar el triste panorama de Belén, además también es un distrito bastante inseguro.