Por: Harlan García del Águila

 

En Democracia, el voto da al pueblo lo que se merece ¿Qué se merece el pueblo peruano? pregunta que cada uno de los peruanos debemos responder de acuerdo a la experiencia vivida ¿Tuvimos lo que nos merecimos? ¿Estuvimos conformes con nuestras decisiones?
No culpemos a otros de nuestras erradas decisiones.
Pedimos que asumamos con responsabilidad, con criterio y con razón, al acudir obligadamente a las ánforas este 5 de junio. De nosotros depende si avanzamos, nos quedamos o retrocedemos.
Miremos a Brasil, Venezuela, Argentina, Ecuador y a otros países del mundo, que cayeron en las garras de la demagogia, el populismo de sus candidatos que luego fueron gobierno. También nuestra propia experiencia, nos vimos devorados por esas mismas conductas. Procuremos evitar que los populistas y demagogos vuelvan nuevamente.

En nuestro objetivo, es bueno empeñarse en una mayor ilustración al pueblo peruano, para no caer en las garras de estos mercaderes de la política que invierten miles de millones como proyecto de inversión de grandes negocios, endulzan al pueblo humilde con regalos y promesas que jamás cumplirán. Luego los cobran con creces perjudicando directamente a ellos, a los más pobres, atacando lo más sensible, la necesidad de un estómago vacío.

Los populistas y demagogos dicen querer tanto a los pobres que por eso los multiplican.

Es tiempo de corregir errores, que el voto nos dé a los peruanos el gobernante que de verdad merecemos, que la amnesia, atributo natural del hombre, no se apodere de nosotros para nuevas desilusiones.
Nuestra mega empresa, muy compleja, llamada Perú, de cuyo accionariado participamos todos, es necesario que la asamblea general ponga con su voto al mejor gerente general para dirigirla.

Para este 5 de junio tenemos dos opciones a elegir. Uno con mucha experiencia, preparado en las mejores universidades del mundo, llena de triunfos personales, experto en manejos económicos, de fama nacional e internacional por su trabajo desplegado, nacido en el Perú, de padres extranjeros que trabajaron en los pueblos más necesitados del interior del país, cultivando en la familia los valores éticos y morales que rigen la conducta de su vida.

La otra, una persona que recién empieza a madurar, sin experiencia laboral, sin triunfos en su vida que exhibir, con ingresos desconocidos, nacida en el Perú también de padres extranjeros, de formación profesional que solo alcanzó el grado académico de bachiller y a quien solo se la conoce en el trajinar político partidario doméstico. Cultivó en la familia los valores éticos y morales nada recomendables, como ella misma afirma que lleva una carga muy pesada.

Los valores éticos y morales cultivados en la familia, marca la trayectoria en nuestras vidas.

Este 5 de junio ¿el voto dará al pueblo lo que merecemos? yo creo que merecemos un país de triunfadores, a donde todos quieran venir a vivir y triunfar, mas no escaparse de él.

Vamos mi pueblo honrado
Mira bien quien gasta tanto
Para negarle esta vez
El poder que solicita

Ya estamos advertidos
Elijamos con prudencia
No culpemos al destino
De nuestra mala elección.

Que Dios ilumine al pueblo peruano,