En la celebración del 57 Aniversario de la Refinería Luis F. Díaz, hoy Refinería Iquitos, Humberto Campodónico, presidente del Directorio de Petroperú, anunció que dentro de poco tiempo, esta empresa entrará como socio a explotar petróleo en la Amazonía, dejando así de solo comprar el crudo, refinarlo y venderlo. No dijo en qué medida Petroperú participará de un accionariado con una transnacional, lo más cierto es que la empresa estatal sea un socio minoritario.

El tema de la explotación petrolera es un asunto polémico, nada agradable para la conservación de los bosques y la ecología, pero necesario en un mundo donde todo se mueve con gasolina.

Hay que recordar que en este negocio donde se utilizan sustancias químicas venenosas contaminantes de las aguas y de todo lo que encuentra a su paso, esta misma refinería ha tenido problemas ya que desde la planta habían salido sustancias que contaminaron las quebradas adyacentes. Eso puso en serios problemas a la gente ya que la quebrada es imprescindible para ellos.

Ahora, hay que preguntarse el por qué Petroperú ha decidido ingresar al negocio de la explotación petrolera. ¿Será porque eso completaría la cadena de explotación, refinación y venta? ¿O será por recomendación de las grandes compañías petroleras, para que siendo el Estado socio de ellos podría influenciar para hacerles más fácil negociar con los ambientalistas  y comunidades indígenas que ven amenazados sus territorios y por eso son sus constantes protestas? Todo puede ser, pero eso pertenece al mundo de los secretos que envuelve un negocio de tanto poder económico a nivel mundial.

En todo esto hay mucho pan para rebanar lo que en el transcurso del tiempo iremos observando, cuando se vaya descubriendo el verdadero papel de un socio minoritario en la explotación del petróleo. Mientras tanto seguiremos atentos a que no se desarrolle ninguna explotación que afecte la vida.